Cuando fue a recoger el Goya al Mejor Actor Revelación, el rapero y actor conocido como el Langui le daba las gracias a sus padres por ponerles siempre el bote de Cola Cao en el estante más alto de la cocina. Con Juan Antonio (o Juanan) habría que hacer lo mismo.

Desde un punto de vista objetivo cuenta con una muy buena materia prima, su voz, de un tono grave sin aflamencar bastante personal, que invita a escucharse y transmite calidez y ternura. También cabe preguntarse como controla las respiraciones una persona en su condición y eso es también de elogiar. Pero volviendo al bote de Cola Cao, a Juanan hay que pedirle que mejore esa herramienta que tiene: en su primera actuación hemos visto una voz con la que Sandra de la Rosa debe trabajar, para ayudarle a hacer los altos y bajos y para aumentar los tonos de voz que Juanan puede dar, porque creemos que el chaval puede currárselo mucho y porque aquí hemos venido a ver como canta. Y el canta bien, pero le quedan muchas cosas que aprender. Será apasionante ver su evolución programa a programa.

En el apartado del público, si nosotros apostamos por poner el bote más alto, este será muy benévolo con él y nos aventuramos a decir que lo hará favorito en más de una ocasión. Al principio puede que se dejen llevar por lo sentimental, pero si todo va bien, la audiencia verá como Juanan crece como artista y va evolucionando en el programa y puede que se le premie, igual que al resto de los compañeros.

Si el Jurado se deja llevar por la objetividad, Juanan tendrá una evolución ascendente y probablemente en un mes ya nadie se acuerde de la silla de ruedas, por lo que su permanencia en el concurso la podría lograr de la mejor forma posible: cantando y convenciendo a todos. Por otra parte, Eva González va a disfrutar mucho con cada entrevista que tenga que hacerle.

 

Los Expertos Dicen:

“Tiene una voz muy bonita y mucho que dar, le queda mucho por aprender, no en vano ha pasado de cantar para sus padres y su hermana a cantar con orquesta en el plató de Se llama Copla, su gran sueño, pero en el programa le enseñaran como tiene que hacerlo: al programa le gustan mucho los concursantes que llegan «virgenes» y ellos los convierten en producto «Made in Se llama Copla», por ejemplo, Antonio Cortes, Laura Gallego, Fran Doblas… y Juanan tiene muchas posibilidades de ser uno de ellos, ademas en cuanto que se suelte un poco hará pasar muy buenos ratos a Eva en las entrevistas, además es muy buen compañero, el sábado en vez de estar eufórico por haberse convertido en concursante de Se llama Copla, estaba triste por sus amigos que no habían podido conseguirlo, solo espero que el público vea un poquito más allá de su situación.”

“A pesar de todas las dificultades (desde el punto de vista técnico es evidente que Juan Antonio cuenta con muchas limitaciones para desplegar todos los matices con los que cuenta la interpretación de la copla y la canción española) cuenta sin embargo con una gran virtud: el registro tímbrico de su voz. Una voz grave debe tener por fin su espacio en Se llama Copla (desde Mari Carmen Abad no ha habido otra) y Juan Antonio ha dado muestras de que para emocionar no hace falta estar al límite tímbrico de los delfines. Le falta cuerpo a su voz (tiene 17 años), pero tiene unos matices innatos que emocionan. Espero que Sandra de la Rosa sepa sacar brillo a esa voz con algunos diamantes en bruto. Creo que estará irregular con el Jurado, y tendrá apoyo del público firme. Posible finalista.”

 

A Favor: si estuviésemos en el concurso estadounidense “The Voice” donde el jurado escucha las actuaciones de espaldas al escenario (para fijarse solo en la voz) pasaría lo mismo: estaría bien valorado. Forma parte de la legión de fans incondicionales del programa y la mayoría de los ex concursantes lo han llamado para felicitarlo. Tiene mucho a su favor.

En Contra: que le creen un falso sentimiento de sobreprotección y se confíe sin terminar de hacer el trabajo.

Concursantes de Referencia: Fran Doblas, Juanma Jerez, Mari Carmen Abad. Le pedimos a Pive que le asigne cuanto antes “Los Tientos del Reloj”.