Después de 5 ediciones, la provincia de Cádiz se ha erigido como la que mas concursantes ha aportado con una cantera inagotable que suele tener casi siempre entre 3 ó 4 concursantes sentados en los banquitos (algunas veces hasta 5). A su vez, han estado representadas todas las ciudades señeras de la provincia: Cádiz, La Línea de la Concepción, San Fernando, Chiclana, Algeciras, Jerez de la Frontera, El Puerto de Santa María o San Roque han tenido representación. Faltan Ubrique, Chipiona y… Sanlúcar de Barrameda, ciudad señera (y coplera por su aparición en las letras de distintas Coplas) que ha tenido que esperar a la Quinta Edición para verse representada en el programa de la mano de Cintia Merino.

Sobrina de Las Carlotas, más que sus tías, lo que le puede pesar es su experiencia y el marcarse hacia el flamenco en una edición que ha comenzado excedida de voces aflamencadas (Álvaro, Jonathan, Jessica o Macarena Giraldez o Fernando Rey entre los retantes). Y lo curioso es que Cintia a primera vista no se flamenca, se la ve coplera “con instinto” (que diría Pive), heredera directa de Erika Leiva, Rocío Guerra, Laura María Larrea o Mila Balsera y, como tal, le corresponde a ella ocupar el hueco este año de la Coplera de Peina y Bata de Cola (con la que debe empezar a ensayar). Lo peor que podría pasarle es desaprovechar esa oportunidad que le da el programa de diferenciarse como coplera clásica y que su camino vaya por otros derroteros que ya ocupan otros concursantes.

Vocalmente, va a resolver sin mayores dificultades sus primeras actuaciones, va a recibir buenas valoraciones del Jurado y, en función de los temas asignados, podría pasarle como a Laura Maria y empezar a ser “machacada” ante un posible estancamiento en su estilo. Aun asi, es junto a Selina las mejores posicionadas de las chicas y de momento no vemos a los retantes pensando en elegirla a ella. Respecto al público, no la vemos de favorita esta noche, pero tampoco será de las menos votadas. Va a estar bien considerada, obtendrá votos que le van a permitir estar tranquila en el programa y, al igual que sus predecesoras, le espera una carrera de fondo en el programa ya que lo suyo pinta a candidata a estar siempre entre la cuarta y la sexta posición en las 2 tablas de puntuación.

Además es una concursante que se ve que cae bien: es campechana, muy simpática y llana. Lo mismo te apetece irte con ella de juerga al Rocío que echar una tarde-noche en Navidad por Sanlúcar (algo bastante recomendable, por cierto).

 

Los Expertos Dicen:

«Lo mismo que he dicho de Jonathan (Mucho tienen que torcerse las cosas para no ver a Jonathan en la final de Se llama Copla 5, […]  en la gala final de casting parecía más un artista invitado que un aspirante a concursante. Seguro que será uno de los favoritos del jurado)  se le puede aplicar a Cintia, solo espero que el nombre de «La Carlotita» se quede en el olvido y no se lo estén recordando a cada instante, ella tiene fuerza por si misma para no tener que tirar de ser sobrina de «Las Carlotas». Además seguro que va a lucir los trajes maravillosamente, puesto que es de las más elegantes.

“Cintia Merino es, y aunque no nos gustan mucho las etiquetas, una coplera clásica. Esto precisamente creo que puede jugar en su contra en un programa en el que han triunfado siempre los elementos diferenciales. Todo lo hace correcto, notable incluso, pero no sobresale en nada. Éste debe ser su caballo de batalla. Quizás su asignatura pendiente sea mejorar su técnica, la profundidad de su voz, los matices en los distintos registros, la proyección de su cante y evitar la sobreactuación que puede estar a la vuelta de la esquina. Además, no le beneficia nada ser sobrina de Las Carlotas. Y esa bata de cola hay que moverla con más tronío.”

 

A Favor: va a satisfacer a los entusiastas de la Copla con Peina y Bata de Cola. Su perfil es siempre necesario en el programa.

En Contra: que ella quiera explotar su faceta de flamenca o que los retantes que lleguen le lleven la delantera.

Concursantes de Referencia: Erika Leiva, Rocío Guerra, Laura María Larrea.