Gran Noche para Macarena Soto a pesar del Jurado y del Público.

 
 

Hay un puñado de Coplas que, en cuanto sabemos que van a ser cantadas, muchos nos ponemos a imaginar cómo irá vestida la concursante que la defienda: una de ellas es “Romance de Zamarrilla” que esta semana la había elegido Macarena Soto como alumna de la semana. De negro riguroso, este traje de Pilar Vera pertenece a la parte más “torera” y/o romera de su colección “Las Brujas” de la que tanto hemos hablado aquí. Sin sombrero cordobés, pero con peina y flores a conjunto, Macarena nos trasladaba a nuestra Semana Mayor no solo cantando, también vistiendo, en un conjunto estético perfectamente elaborado. Sin duda alguna, la Mejor Vestida de la Gala.

 

 

Sonia e Isabelle han cambiado de tercio con la expulsión de Rocío y han vestido esta semana a Selina del Rio: vestido mucho más básico de lo que hemos visto de las diseñadoras en el programa, pero muy favorecedor para la cordobesa en una de las pocas galas que ha llevado traje de flamenca. Además de que el rojo le sienta de maravilla (y un traje rojo siempre es un acierto), Selina iba bien en todo: vestuario, peluquería y maquillaje.

 

Muy elegante y muy bien conjuntada iba también Cristina Serrano por Nelson y Carreras. Del vestido nos quedamos con la tela bordada del cuerpo, la caída de los madroños en brazos que se conjuntan con el peinado que llevaba la cordobesa.

 

María Carmona se estrenaba con traje de Pitusa Gasul para cantar “Pastora Imperio”. De corte clásico pero también distinto a lo que vemos de la diseñadora, el traje tiene un marcado estilo “de Feria” más que de Copla y, como curiosidad, a simple vista nos ha recordado mas a Nuevo Montecarlo que a la propia Pitusa.

 

Mari Carmen Molina por su parte se vestía en su última actuación con traje de Sevillanía (o Pepe Fernández, como prefiráis). Igual de sencillo que el de Selina, se agradece que el traje lleve mangas, pues le van mejor a la concursante, además de que el color elegido es muy elegante. Eso sí, la arruga que se le forma a media espalda debido al cordón que le sujetaba el vestido se veía con mucha facilidad. Otro apunte es el peinado: por fin le recogieron el pelo y le dieron volumen a la vez.

 

Terminamos con Cintia Merino que iba de nuevo de Ismael Domínguez. Con su traje nos hemos quedado en “sí pero no”. La idea nos gusta, la combinación de telas también, pero si os fijáis, el corte del escote y el patrón del cuerpo le queda entallado hasta el punto de que la sanluqueña parece más rellenita… cuando hasta ahora siempre había lucido bien esbelta. Detalle a tener en cuenta ya que a veces los cuerpos, las formas y el dibujo de los tejidos pueden jugar malas pasadas aunque a simple vista nos encanten.

Como decíamos al principio del artículo, a veces nos preguntamos cómo va a ir una concursante cuando canta una Copla, y el caso de Cintia tal vez haya sido el contrario al de Macarena. Al menos a nuestro parecer.