El pasado jueves 24 de Noviembre, dentro de la Pasarela “Andalucía de Moda” la diseñadora Ángeles Verano presentó su primera colección de moda de calle en solitario, la cual estaba inspirada en el continente africano, especialmente en su parte más exótica y primitiva, esto es, las tribus centroafricanas y los looks coloniales de las mujeres que acompañaban a los exploradores y/o cazadores europeos durante el siglo XIX y parte del XX.

Eso sí, en la combinación entraba en juego el inconfundible estilo de la diseñadora sevillana, que no había renunciado a sus tejidos más recurrentes como las gasas, encajes, licras, seda o las lentejuelas. Tampoco ha prescindido de los estampados, de los cortes asimétricos o con volumen, dando la sensación de que se ha renovado dado que la apuesta de Ángeles no ha sido pegar un cambio radical en su estilo, pero si hemos visto notables diferencias en cuanto a sus anteriores creaciones en moda de calle.

Porque “My Life In Nairobi” no es otra colección de pasarela pensada solo para las grandes ocasiones. Quizás el mayor merito que tiene es que se han introducido piezas más propias para el día o día, de estilo casual, o para salir de noche un sábado cualquiera de primavera/verano. Una línea poco que se podía ver en la primera parte del desfile, siendo lo más novedoso y creativo del mismo. Es de elogiar que Ángeles se haya “atrevido” con la moda urbana, la gran olvidada de los grandes nombres de la costura andaluza y que, a pesar de los difíciles momentos que pasa el sector, no debería dejarse en saco roto.

Tras esa primera parte más innovadora, dimos paso a una segunda donde se podía ver más claramente el estilo propio de la diseñadora: trajes de fiesta adaptados al estilo de la colección, transparencias y cortes sugerentes (y sensuales) acompañados de algunos detalles en cuero o de gasa para darle el toque personal. Muchos de los presentes vieron esta segunda parte demasiado “continuista”, quedando las primeras propuestas algo menos destacada, pero nosotros nos quedamos con el paso adelante de la diseñadora sevillana hacia un trabajo en moda cada vez mas independizado de su faceta como creadora de moda flamenca o de novias y que tuvo en esta colección una inmejorable declaración de intenciones.