Televisión Española desveló ayer que la representante española en el próximo Festival de Eurovisión será Pastora Soler, noticia que fue dada a conocer ayer en el programa de La Mañana de la 1 y en el que hemos podido ver a la artista sevillana hacer sus primeras declaraciones.

Esta vez no ha habido proceso de selección del artista (si lo habrá de la canción que será elegida por el público mediante programa especiales), un sistema que en los años 90 nos dio muy buenos resultados (Azúcar Moreno, Sergio Dalma, Anabel Conde) pero también sonoros fracasos (Lidia, Mikel Herzog o más recientemente Las Ketchup), generando en las redes sociales el debate de si el modo de elección ha sido idoneo, de si la artista está muy encasillada en un estilo o de los que lo dan todo por perdido. Tampoco es que seamos pocos los que estamos a favor, creemos y confiamos en las cualidades artísticas de Pastora porque, como ella ha dicho, lo peor que puede pasarle es que vuelva con 0 votos.

No sabemos todavía cuál es el plan o que canciones se presentan, pero desde aquí vamos a tantear las opciones de Pastora Soler de poder llevarse el gato al agua de acuerdo a sus posibilidades artísticas y/o escénicas:

Una Balada: es nuestra opción preferida. Normalmente es a lo que recurren los países de la llamada “Vieja Europa” cuando quieren remontar sus fracasos en años anteriores. Lo hicieron en Francia con Patricia Kaas (la mejor aportación del país galo de los últimos años) y Reino Unido con Jade Ewen, ambos en 2009 con muy buenos resultados, al igual que Italia con su inesperado segundo puesto en 2011: una balada de comienzo tenebroso, que va en un constante in crescendo hasta llegar a un gran final donde la voz de Pastora eche el resto. Si a eso le añadimos un modelito bien hecho (y nada de mamarrachadas) iríamos por buen camino.

Una Canción “Movida”: es la apuesta fuerte de los países del este y de aquellos que prefieren dejarse los cuartos en escenografía y coreografías espectaculares, pero no nos engañemos: Pastora Soler es flamenca, sus temas movidos son rumbas flamencas que no gustan a todos. Si pueden tener un pase en el Eurofestival en tanto que el rollo “flamenco, español, ole” gusta, aunque ahí no es cuestión de que a ellos les guste sino de que nosotros lo hagamos bien: lo de Son de Sol fue un completo despropósito, una porquería de tema mal montado y peor ejecutado que no valía ni para Hit de Feria. Rumba Flamenca sí, pero bien hecha y sin hacer cosas cutres, porque lo cutre en Eurovisión sale caro. Muy caro.

Una Copla: es imposible y ya está descartado, pero por pedir que no quede. No creemos que le fueran a componer una Copla en la acepción más estricto del término porque para eso ya tienen una balada, pero Pastora Soler, aparte del flamenco-pop y de estilos más comerciales, es uno de los grandes nombres de la Nueva Copla, la heredera directa de Juanita Reina y con la que se compara a aquellas concursantes de Se Llama Copla que han demostrado versatilidad entre los generos. Aunque no vaya a ser lo elegido, cabe recordar que algunos de los últimos ganadores del Festival (Lena Meyer, Lordi o Alexander Rybak) se llevaron el gato al agua por ser diferentes. Y diferentes del resto gracias a su propia personalidad, y no a una actuación impersonal y creada para arañar votos como han hecho muchas Divas con sus trajes XS o su vestido noche bien lleno de lentejuelas.

 

Lo que deseamos que pase: una canción de composición semi decente que ella pueda defender con la cabeza bien alta.

Lo que esperamos que NO pase: que gane la peor canción de todas las elegidas, que seamos el hazmerreir de los que piensan que el Festival está acabado y que seamos los últimos clasificados del Big Five. Aún así, y como el día de hoy invita a ello, no perdemos la ilusión.