A estas alturas ¿A quién le importa que Cintia Merino sea sobrina de Las Carlotas? Y ojo, decimos a quién le importa porque Canal Sur se encarga de que a nadie se le olvide, lo que al prinicipio era un handicap para ella finalmente ha pasado a un segundo plano gracias a que Cintia Merino se ha reivindicado a sí misma como artista de la mejor manera posible: cantando.

Porque hay que ver como canta, no solo es la primera sanluqueña que entra en el programa, también es una de las voces femeninas de mayor potencia que ha entrado en el programa, al estilo de Erika Leiva, con un toque de cantaora de flamenco del que nunca se ha desprendido pero con una capacidad para interpretar la Copla muy sobresaliente, haciéndola pasar de concursante dudosa a finalista imprescindible con el paso de las Galas. Puede que su estilo se haya marcado en exceso, pero Cintia cuando «juega en casa» lo hace como nadie y pocas veces sus actuaciones han decaído en nivel.

Su estilo aflamencado no solo ha sido su seña de identidad, Cintia cuenta también con un físico muy andaluz, muy de coplera y de flamenca, casi siempre ha ido con trajes de flamenca y ha sabido lucirlos y venderlo todo muy bien. Porque lo mejor que tiene es como lo vende: podrá cantar mejor o peor, podrá exagerar o recrearse en exceso, pero ella no puede evitar ser flamenca y ser artista. Dicho de otra manera: su expresión corporal no es la de un profesional que está cantando ante un público, es la de una persona que disfruta y vive cada segundo de su actuación, entregándose y dándolo todo, pocas veces se habrá visto a la Merino vomitar una actuación como si han hecho otros concursantes.Se Llama Desparpajo y Salero, y ella de eso va sobrado.

Muestra de su incapacidad para ser técnica y de su necesidad de romperse en las actuaciones lo vimos en la coral de villancicos junto a Álvaro, Jonathan y Fernando Rey, pero también en sus actuaciones en solitario como en «Con Los Bracitos En Cruz», una de esas noches en que el Jurado no la valoró en exceso, pero que en que vimos como le gusta hacerlo a Cintia:

A Favor: es coplera, es flamenca, es andaluza, soberana, empeoraora, artistona, tiene desparpajo, salero, gracejo… Es Cintia Merino.

En Contra: no es de un pueblo. El público ya le ha fallado más de una vez.

Para ver nuestra valoración inicial sobre Cintia Merino, pincha aquí.