Del más que comentado cuarteto de «concursantes fuertes» que están en el programa desde la primera gala y que han mantenido el nivel alto en todo momento, sobresale de los otros 3 Selina del Río, la concursante que este año ha tenido en su haber el perfil de concursante experimentada y profesional que venía al programa a ofrecer buenas actuaciones y a cantar y versionar esas Coplas que Pive va estrenando poco a poco o que va asignando a un tipo de cantante muy específico.

Selina tenía que seguir la senda de Sandra Cabrera o Verónica Rojas con un punto a Mercedes Ríos, pero por el camino hemos visto una de las personalidades más ricas que nos ha podido traer el programa: ella es toda una mujer del renacimiento, una persona que vive por y para el arte, que toma la naturaleza como su hogar y que ha tomado la new age como estilo de vida, pero a la vez ha demostrado una amplia experiencia en la música, versatilidad para muchos géneros y la capacidad de ser muy coplera cuando muchos creen que su voz no encaja en el programa.

Y si no encaja en el programa es porque los espectadores se han dejado llevar más por su propia personalidad que por su ser cantante: lo mejor de Selina son los 5 minutos que está cantando, el resto es una disputa entre lo que ella y lo que el programa quiere que sea (dijimos y seguimos pensando que la productora veía en ella a la mal rollera de este año y así pasó durante su «pelea» con Sandra de la Rosa) lo que le ha hecho que aumente sus filias y fobias entre el público mientras que con el Jurado ha pasado de una primeras galas muy discretas hasta colocarse entre las mejores votadas juntos a sus 3 compañeros de aventura de esta quinta edición, en la que Pive ha sido su máximo aval y el responsable de que veamos a la artista por encima de la persona.

Pero como el artista inquieto no es perfecto, Selina ha tenido que lidiar contra sí misma cuando ha descuidado la letra de alguna canción o directamente se ha puesto a cantar en shakiro (nosotros lo dijimos en su valoración inicial, el programa le dedicó un video a ello 8 semanas despues, ejem ejem) haciendo que su voz a veces suene con menor limpieza. Cuando eso no ha pasado hemos tenido noches espectaculares como en «Los Tientos Del Remordimiento», una de sus mejores actuaciones, elegante, bien cantada y contada y muy, muy coplera:

A Favor: una gran voz y mucha experiencia en el escenario.

En Contra: es una concursante que llegará a la final por el jurado, mientras que con el público va a pasar lo suyo.

Para ver nuestra valoración inicial sobre Selina del Río, pincha aquí.