Quedando 7 concursantes y estando las cartas boca arriba lo más sorprendente de esta gala ha sido que Selina Del Río haya sido favorita del público. Podría darse la situación por toda la polémica generada pero se desconocía si, estando el publico tan dividido entre detractores y fans de Selina, pudiese ser la concursante favorita. De hecho, aunque en el sobre lo pusiese, en el público del plató no parecía que la noticia fuese tan buena (el aplauso fue muy tímido) y Selina les respondió con un «ya se ve que no os alegra».

Esta situación fue la única novedad, ya que Ana María y Cintia seguían con su abono de candidatas al reto y esta semana se le añadía Inés Robles casi por descarte porque, a priori y salvo sorpresa mayor, ni Álvaro ni JuanFran estarían de candidatos y Jonathan volvió a contar con el apoyo del público. Como retante esta vez estaría Ana María Morales que decidió cantar con Inés Robles «La Falsa Monea» para jugarse la permanencia….

No sabemos si fue sorpresa o no, pero el reto estuvo bastante igualado por ambas partes: Ana María apostó por una versión más intimista y recogida, que jugaba con la opción de que el piano era lo único que la acompañaba y acercándose al estilo calido y poco exagerado (pero contundente) de Pasión Vega. Inés Robles estuvo mucho más coplera y sentida, hizo el tema como casi todos lo conocemos y demostró que en el reto nunca se debe bajar la guardia ya que en su parte estuvo algo más lúcida que Ana María. Sin embargo, puede que sea por la trayectoria de ambas, el Jurado, en una votación tensa y alargada, se decantó por Ana María Morales para que siguiese en el concurso, aunque Inés se llevaba consigo el voto de Hilario…

El programa despide así una de las galas más soporiferas de esta edición (ha sido bastante lenta, aburrida y previsible) y encara así la recta final de la «primera parte» de esta Quinta Edición ya que, en dos semanas, se conocerá a la «Segunda Generación» de esta temporada. Que de relíos con tal de llegar a Mayo, ogian!