Expectación y expectativa son dos términos que van unidos irremediablemente al desfile de Aurora Gaviño. Expectación no solo por la colección, también por ver qué ha montado esta vez como espectáculo para decorar la presentación de sus nuevos trajes y qué famosos nos íbamos a encontrar en el Front-Row. Y expectativa porque Aurora te puede gustar o no, pero al fin y al cabo es una de las referentes de la Moda Flamenca aunque no sea la más sevillana en su diseño y sus modelos van a ser mirados con lupa por la prensa, las (posibles) clientas y las costureras.

Pues esta vez, Aurora supo responder a las expectativas y como primera nota a destacar de «Despertando Los Sentidos«, hemos visto una ruptura con su línea de los tres últimos años (influenciados claramente por su celebrada colección «Flower Power» y sus aires Hippyes) y ha vuelto a sus orígenes depurando patrones y cortes para acercarse a una flamenca atemporal y ferianta sin perder el toque Gaviño. La atemporalidad lo hemos visto en unos talles más altos, la recuperación de los volúmenes en falda o los volantes hechos de una pieza y colocados de manera uniforme (y no hechos en retales o en cascada como veníamos viendo de unos años para acá). También hemos visto unos escotes más sencillos, sin encajes, pedrerías o los adornos habituales de la diseñadora a la vez que ha apostado por las mangas largas con volantes de mucho volumen (y sin cortes estrambóticos) o por unos complementos grandes y vistosos en los que destacan los collares con flecos que realzaban el talle del escote.

Esto que hemos descrito ha sido una parte de la colección que contentará al público más conservador y sevillano o al que quiera un traje «de siempre» con el toque personal de la diseñadora, pero que nadie se crea que Aurora haya renunciado a su sello: la segunda parte del desfile tuvo como novedad la introducción de una suerte de falda canastera con un solo volante en la parte inferior mientras que de la cadera partían unos pareos superpuestos al traje con cierta asimetría y vuelo sobre el traje para dar la sensación de iba anudado (algunos parecían un delantal) que devuelve a los trajes de Gaviño a esa línea entre la Moda Flamenca y el romanticismo Hippye que tanto le gusta practicar. Si bien esto no iba a contentar a muchos, hemos de reconocer que de estas propuestas, el mejor el de color azul y blanco: sencillo, muy flamenco y con el pareo como un leve detalle que le daba gracia al traje. Junto a estos trajes la colección estaba impregnada casi en su totalidad por detalles arábigos e hindúes, protagonistas en algunos trajes y secundarios en otros, que hacían que no nos olvidásemos de en qué desfile estábamos y le daban el colorido a una colección que ha tocado una amplísima paleta cromática, pero en la que ha estado ausente las tonalidades de morado y violeta tan propios de Aurora.

 

En Líneas Generales: Aurora se planta su mejor colección desde «Flower Power» con una revisión y depuración de patrones y unos detalles de tipo arabe colocados con mejor gusto que en los últimos años.

Destacamos: los complementos, recargados en su justa medida para sumar en el traje y nunca ser protagonistas. También nos ha parecido un acierto el peinado a lo Estrellita Castro de las Modelos.

¿Me Recomiendas Un Traje?: El Rojo con encajes de Bolillo y medio volante con bordados arabes o el Azul y Blanco que hemos destacado ya (son los dos primeros que veis en las fotos).