Tamara Beardo: «Con El Alma En Los Labios» era (junto a «Feriante») sin duda el estreno que «faltaba» en Se Llama Copla. Una belleza de Concha Piquer después recuperado por Pasión Vega y Enrique Bunbury. La cuestión estaba en ver si Tamara sabría asumir la carga de estrenarlo y la gaditana ha hecho un enorme ejercicio de dicción, tratando de neutralizar el acento e incluso de sonar una bolerista «de taberna» aunque a veces la carrerilla que coge el tema ha hecho que pierda el control. La otra parte implicada (la banda y los bailarines) han estado de matricula. 9.

Inma de Herves: escuchar «En una esquina cualquiera» es acordarse de casi todas las versiones precedentes en el programa. Nosotros siempre hemos defendido a las interpretes que le gustan al mal llamado «público especializado» pero Inma nos deja fríos casi siempre. Su voz es muy buena y distinta a otras ya escuchadas, pero suena demasiado técnica y fría, como si no se lo creyera y todavía no logra que sus actuaciones se recuerden o despierten mucha chispa. Y recordemos que el cementerio está lleno de buenas voces. 7.

Carmelo Gutiérrez: hoy el linense nos ha recordado a dos personas. De un lado a Falete, al que se parecía antes de operarse (y no es porque compartieran kilos sino porque realmente se dan un aire), y de otro a Miriam Domínguez porque entona y coloca la voz de una manera muy similar que su paisana. Lo del parecido con Pavarotti no lo vemos tan claro, lo que mas nos ha gustado de «Clavao En Mi Amargura» es que Carmelo lo cuenta, interioriza la historia y la sabe sacar afuera con delicadeza. Si a veces no hiciese esas subidas tan guturales quedaría más redondo (nunca peor dicho…). 8.

Eva María Hierro: «No me llames Dolores» no tiene nada de fácil ni es un tema menor. Si se sabe disfrutar puede ayudarte mucho a lucirte, pero la carrerilla de letra se le ha atravesado a Eva María, de la misma manera, que no ha aprovechado el aire de bulería y ha estado muy diva-coplera, cuando debería haber sido un poco más chula y descarada. Una pena que el coplerío le haya podido a Eva en la actuación. 6.

Nazaret Marcos: la gran duda que tenemos con los concursantes «noveles» del programa es si van a acabar como Antonio Cortés o como Selene Molina. Nazaret todavía está en duda pero lleva cuatro coplones y nos da la sensación de que ya sabemos lo que va a hacer. Tiene age y frescura, una imagen que enternece pero «Quien Tiene La Culpa» requiere de personalidad y de factor sorpresa y creemos que Nazaret necesita darnos algo más porque la sombra de Gloria, Alejandra, Patricia y Álvaro es muy alargada. 7.

Álvaro Rey: sin ser un favorito de público o jurado, Álvaro es de los pocos que logra que centres tu interés en él durante su actuación. El sevillano tiene magnetismo, su «Paca Mora» ha sido una demostración de saber estar en el escenario, de»aqui estoy yo» y así lo hago. Y sin estridencias, sin búsqueda de aplauso fácil con garganteos ni de ir sobrado en planificación. Como dijo un amigo hace un año «la mejor voz masculina de Se Llama Copla no estuvo ni una semana». Puede que así sea. 9.

JuanFran Curado: antes de hablar de cante, ¡Qué guapo estaba JuanFran con ese conjunto de estilo británico! Tras darle las gracias a Álvaro Moreno, vamos con «Málaga y Olé«, un tema que si, te tiene que gustar. A nosotros, la exaltación andaluza nos gusta si se hace en clave rumbosa o alegre, pero en plan balada, pues como que no. Al menos JuanFran no se ha echado a llorar y ha cantado el tema haciendo lo que requería y sin llorar donde no se debe. 9.

Ana Pilar Corral: lo dijimos el año pasado y lo repetimos ahora. «Si no fueras tú» es desagradecido como tema para «examen» pero Ana Pilar canta lo que le echen y no se complica la vida. Puede que esté contenta por algo (ejem ejem) pero la de Jaen sabe sacar de donde no hay y logra que un tema menor, de cine de barrio o de entreacto, quede como una canción agradecida de cantar. No sabemos que tiene pero Anapi encandila. 8.

Óscar Calderón: la banda de Se Llama Copla o lo hace muy bien o lo hace fatal. Cuando decimos fatal es que lleva un compás excesivamente ralentizado y «Silencio Por Un Torero» no puede sonar tan lenta como lo ha hecho esta noche. Eso ha hecho que Óscar pause la vocalización de cada sílaba y haga el número más cargante, como si pesase en exceso la lentitud de la música. Si nos ha gustado la interpretación y el aire de coplero puro y duro que tiene el de Olivares. 7.

Manuel Cribaño: el niño de Peñaflor tiene arte y sabe cumplir con ese perfil de concursante favorito y que encandila al público y, poco a poco, al jurado, «Los Boquerones Del Alba» ha sido su mejor actuación, una demostración de personalidad propia aún teniendo cosas por pulir y mejorar. Pero hoy ha hecho algo muy importante: sorprender. Y tanto que lo ha hecho. 9.