Manuel Cribaño: poco experimentado en los pasodobles, a la espera de ver si canta algún día el tema que puso a Peñaflor en el mapa coplero, Manuel ha vuelto a deleitarnos con su buen hacer contando y cantando historias ambientadas en Andalucía y con aire claramente costumbristas. Además, ha masculinizado un tema muy marica-debatadecola con su particular voz, que ha sonado más a cantaor que a cantante. 10.

Tamara Beardo: tradicionalmente, los experimentos y las rarezas con las que Pive ha intentando dar personalidad propia a un concursante, han terminado por quitar de la carrera a dicho concursante (ahí tenéis el caso de Gloria Romero). «Carmen de España» no es de esos temas, pero llega tarde, cuando ya está todo hecho y el público no se para a escuchar su voz pues no va acompañada de canciones «para aplaudir». De esta noche, Tamara ha sido cigarrera y de Marimée aunque le ha faltado algo de elegancia señorial (que es la Carmen de la que sí habla el tema). 8.

Álvaro Rey: en Se Llama Copla hay dos formas de cantar «Los Tientos Del Cariño»: haciéndolo bien, pero dejando al personal con ganas de más, o haciéndolo bien e incorporando tu versión a las grandes actuaciones de la que es, sin duda, la copla del programa (¿No es la que todos quieren cantar?). A la espera de saber cual Álvaro gana el programa (recordad que para ganar Se Llama Copla, primero hay que defender este tema), la del sevillano ha sido de las segundas, con una brillante recreación, muy a su manera y sin forzar demasiado las (complicadas) subidas que hay en la canción. 10.

Ana Pilar Corral: en el mundo del espectáculo hay tres tipos de chicas guapas: las princesas, las petardas y las putas.  Ana Pilar es una princesa, un adalid de la elegancia y la finura pero que, paradojas de la vida, estaba hecha para cantar «El Señorito». Esta noche requería de petardismo y descaro, de hacerse la diva gay y de meterse en la piel de una meretriz. Todo eso lo ha logrado (y bordado), con un aire genuninamente castizo, una pose estática que ha dejado todo el trabajo a la expresión facial y en el que los cambios de tono (principal talón de aquiles de Ana Pilar) los ha controlado bien a pesar de lo bruscos que son en esta canción. Sigue sin ser la más coplera pero Anapi mejora a cada semana. 10.

Triana Muñoz: de las joyas que quedan por descubrir, «Tientos del Viento» es la última en estrenarse en el programa de la mano y voz de la linense. Carente de coreografía y movimiento, todo el papel quedaba para la voz de Triana en el que se ha visto falta de precisión a la hora de cambiar las voces (en muchos tientos, los estribillos comienzan con una subida muy fuerte) y también falta de aire al alargar los tonos. Muy buenas intenciones en una voz muy personal pero que necesita escucharse mucho a sí misma para controlarse bien. Eso sí, no ha sido tan desastroso como nos lo han pintado. 8.

Nazaret Marcos: el brillante repertorio que Pive le está dando a Nazaret ha tocado esta noche otro de esos temas que sabíamos que ella cantaría. «Mi Niña Lola» es el tema flamenco que «peor» le ha salido por sus dudosas entradas y porque, a nuestro parecer, ha estado algo fría cuando esta canción requiere de mucha calidez pero, como la semana pasada, Nazaret tiene muchos recursos con los que redondear actuaciones que han tenido pequeños fallos que después se acaban olvidando. 9.

Inma de Herves: ya señalamos anteriormente que la mejor Inma es la que no dramatiza (y Pive ha advertido esta noche que la onubense controlar muy bien los dramas de Marifé), por eso el «A Tu Vera» piqueriano es un caramelito, un regalo para su elegancia vocal y su paseo musical bien planteado de principio a fin. Con la afinación perfecta, lo mejor de la actuación de Inma ha sido el desparpajo y la química que ha tenido esta noche con el público, quitando esa frialdad que algunas veces se nota en su actuación. 10.