Margarita Freire: Carmen

La Virgen del Carmen es una de las devociones marianas más extendidas a lo largo de toda la costa española (y también de buena parte del interior) que cada 16 de julio rinde culto a la Reina de los Mares. Suele ser una noche corta de horas pero grande de calor y de fervor. Poco o nada tiene que ver esa fecha con lo que vais a leer y ver a partir de ahora, pero el calor sofocante que rodeó la realización de este nuevo reportaje de Moda Flamenca bien podría ser la de ese día de verano con sabor a mar.

Y ya que hablamos de las Glorias de María, la semana que viene es la Romería del Rocío, la más grande de España en número de romeros y de hermandades que unirá en Almonte a tanta gente como la que se ve en la Madrugá sevillana. Ese hilo conductor fue lo que nos llevó hasta La Luisiana para conocer más a fondo la última colección de la diseñadora Margarita Freire. “Carmen” se llama así en honor a la segunda hija de Margarita, nacida hace dos meses y que es el verdadero hilo conductor de la colección. Preguntada sobre si su (entonces futura) hija fue la fuente de inspiración de la colección, ella nos dijo que todo lo que vemos en la colección era “lo que le pedía el cuerpo“. Y el cuerpo le pedía trajes con colores y tejido que nos llevan a la niñez: rosa bebé, celeste, malva, marrón claro o tonos grisaceos. Si a ello le unimos los detalles, las moñas, el uso de encajes o de los patrones, la flamenca de Margarita para este 2012 tiene un toque de princesa, de niña que quiere verse guapa y que, como dijimos en su momento, se viste de volantes con mucha ilusión. Ese cóctel de emociones previo al nacimiento nos ha regalado un particular homenaje a la costurera madre, a esa mujer que le hace un traje a su hija para que luzca más guapa que ninguna (porque para todas las madres su hija es siempre la más guapa) y, claro está, Margarita también ha hecho ese papel. Si la colección lleva el nombre y está dedicada por completo a su hija, hay un traje especial, uno que se llama “Carmen”. Es el que veis de color rojo en este reportaje y, si el tiempo lo permite, será para Carmen en un futuro. Puede que en catorce años Margarita rescate este traje para su hija y recuerde esa colección que hizo pensando ella pero mientras tendrá que esperar. Antes de que eso ocurra, la intención de la diseñadora es que su hija sea modelo desde pronto, es decir, que en su próxima colección, que no comenzará a plantearse hasta después de verano, habrá un pequeño apartado para las flamenquitas más pequeñas de casa.

Además de en su hija, la otra fuente de inspiración de esta colección es la Romería. En palabras textuales de Margarita, “también era lo que le pedía el cuerpo“, una colección maternal y romera para la flamenca más detallista. A diferencia de otras diseñadoras, el aire romero no proviene de una devoción personal de la creadora, sino simplemente del hecho de haber querido explorar esa línea que en años anteriores había tocado y que esta vez se ha llevado el grueso de la colección. Eso sí, no podemos olvidar que los dos piezas de camisa y falda canastera o falda corta han hecho que la diseñadora de La Luisiana sea muy popular en la Romería de la Cabeza y en parte también en el Rocío y es que cualquier modelo de la colección bien valdría para la salida de una hermandad o para las procesiones que se ven en Andujar o en Almonte ya que su elaboración (y su peso) no los hacen aconsejables para el camino. Ello no quita que Margarita tenga ganas de seguir explorando esa vertiente y, aunque ella reconoce que los trajes de Feria pueden valer para Romería, en futuras colecciones podremos ver más romeras sobre la pasarela.

¿Que tiene en común esta colección con las que le precedían? Margarita asegura que ella intenta ser distinta de un año a otro, que cree que una clienta, cuando se lleva un traje, debe pensar que el año siguiente no habrá otro parecido pero, como casi siempre ocurre en el mundo de la moda, el sello y la personalidad de Margarita siempre florecen en las camisas elaboradas, los pequeños detalles, las moñas, los encajes o en el trabajo de los numerosos volantes que, en suma, nos dan una flamenca con aire clásico, gracias a la escala cromática empleada, pero con preocupación por el diseño o que no se conforma con cualquier cosa.

El proceder de un pueblo también le da a Margarita la posibilidad de trabajar en una doble vertiente y es que el público de ciudad no es el mismo que el de pueblo. Según ella, quien va a buscarte para una feria o una romería “grande” quiere lo que ha visto en el desfile o incluso te pide un modelo concreto de la colección. Sin embargo, la clienta “de pueblo” (sea del suyo o no) busca su estilo pero también quiere algo nuevo y, en la medida de lo posible, personalizado. Dos formas de entender la Moda Flamenca en la que se comprueba esa vieja leyenda de que las mejores costureras y donde más vueltas se le da a un traje de flamenca es en los pueblos. O mejor dicho, donde más y mejor se copia. Sobre este tema Margarita lo tiene claro: si hay una costurera que utilice los mismos metros de tela que ella, le ponga las mismas moñas y encajes y repita el patrón con exquisita fidelidad, que vaya a su taller porque saldrá del mismo con trabajo. Risas aparte, Margarita nos asegura que su traje “vale su peso en metros“.

Sobre su próxima colección Margarita aún no ha pensado en nada, que eso no será hasta Septiembre y que ella se mueve por impulso (de hecho, una de sus colecciones se llama así) por lo que le viene a la mente y que se pone a trabajar las ideas sea la hora que sea. Para ello se ayuda de los muestrarios para  dejar fluir su creatividad a partir de lo que ve (os recordamos que los verdaderos creadores de tendencias son los fabricantes de tejidos) pero si tiene claro que lo que no va a cambiar es sus ganas de querer ofrecer algo nuevo.

Quién si que va a tener mucha identidad a partir de ahora va a ser Carmen. Motor y protagonista de la colección más “cálida” (por el uso de los colores) y romera de Margarita Freire, la pequeña tendrá a partir de ahora un hueco en cada colección de su madre, aunque su “estreno” en la moda ha sido inmejorable.

 

Desde ¡Ay Maricrú! queremos dar las gracias una vez más a Margarita Freire por cedernos parte de su colección para realizar este reportaje que una vez más nos ha unido a Claudia Alfaro de Entre Cirios y Volantes como modelo, a Silvia de My Make Up 10 para el maquillaje y a Rosa Fernandez de 13o y bajando para la peluquería. Con el mismo queremos evocar a la Flamenca de Romería cuando solo queda una semana para el Rocío y desear a todas las hermandades un buen y feliz camino.

Y lo mismo… nos queda otra parada en el camino…

5 pensamientos sobre “Margarita Freire: Carmen

  1. Hay que ver que pesadito te pones con lo de las copias…..a algunas costureras…..también nos copian. ,o ellas por llamarse diseñadoras toman ideas…..
    Ya esta bien hombre…..todos los días lo mismo

  2. Escribí antes un mensaje y no sé si llegó. Te decía que fantástico trabajo Cayetano!, cada Especial te superas más, las fotos van quedando espectaculares. Da gusto trabajar con buenos profesionales.
    Enhorabuena!

    Besos

    Silvia http://www.mymakeup10.com

  3. muy guapa la muchacha le queda todos los vestidos genial, no se como vine a parar a esta pagina pero queria dejar el comentario, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*