Tras la sorpresa de la semana pasada con la expulsión de Ana María Morales, esta segunda gala de fase final se antojaba muy abierta e imprevisible y hay que decir que el programa ha dado una lección que os contaremos más adelante.

Las actuaciones terminaron con Ana Pilar Corral, Manuel Cribaño, Nazaret Marcos y Álvaro Rey como candidatos iniciales al reto. Después de haber ganado el reto la semana pasada y, polémica de esta noche mediante, Ana Pilar logró ser la favorita de la noche lo que le permitió estar tranquila para el final del programa. No contaron con el apoyo de la audiencia ni Nazaret Marcos ni Álvaro Rey al igual que Inés Robles que fue la tercera en cruzar la pasarela. Como curiosidad, la unión de tablas es digna de estudiar porque si algunas semanas ofrece un dato dudoso, esta noche había unos movimientos cuantos menos extraños (las posiciones finales de Cintia e Inés son bastante raras de encajar).

Conjeturas aparte, Nazaret vio como su actuación la mandaba a ser la retante de la noche y a cantar «Triniá» junto a Ines ya que, como ella dijo, con Álvaro no iba a cantar (al igual que el resto de retantes que ultimamente eligen con quien prefieren no cantar y luego descartan).

Ya en el reto Nazaret tuvo una mala entrada, anticipándose a la canción y cantando después con poco compás, olvidándose del pianista y parafraseando la Copla sin pararse a decir la letra. Inés por su parte puso toda la carne en el asador, cantó y contó la Copla y demostró que quería quedarse, justo lo contrario que Nazaret que, realmente, ni peleó ni disputó el reto como para ganarlo.

Con el reto ya cantado, quedaba la duda de si el jurado dejaría pasar a Nazaret por el simple hecho de que su trayectoria en el programa es mucho mejor a la de Inés o si los cuatro expertos valorarían el reto y, que sorpresa, Inés Robles ganó por unanimidad el reto tras valorar el jurado el interés de la jienense por la copla al contrario que Nazaret que se ve que tira mucho para el flamenco. Y aquí hay que decir que al Cesar lo que es del Cesar: Inés Robles estuvo muchísimo mejor que Nazaret y ha ganado el reto con claridad.

La expulsión de Nazaret supone dejar fuera a las dos concursantes que el jurado eligió en la final de cada fase para esta fase final. Si en el caso de Ana María la división de opiniones fue bastante clara, en lo de Nazaret creemos que la granadina no peleó ni hizo nada por quedarse. Puede que le pillase por sorpresa o que incluso se confiase de su victoria basándose solo en su trayectoria pero puede que el jurado hoy haya dado una lección a una concursante que tiene una de las mejores voces de cantaora que ha pasado por el concurso a lo largo de las cinco ediciones pero que nunca se ha adaptado a las canciones  que no eran flamencas y ello le ha pasado factura dejándola en un noveno puesto que, si, debería haber sido un puesto mayor, pero que se acaba porque ella no quiso ser coplera, solo flamenca.