”]La Moda Flamenca entendida de lebrijanas maneras. Una flamenca muy distinta pero muy ferianta y rociera. Eso es lo que encontramos cada vez que unimos Lebrija y el traje de flamenca. Y no es tanto porque un servidor sea de allí, sino porque para entender esta peculiar visión que tienen las lebrijanas de los volantes y de los lunares hay que verlo en primera persona para comprobarlo.

Lebrija es un pueblo con mucha sensibilidad para la Moda Flamenca. A pesar de no ser una gran ciudad, entre sus habitantes encontramos distintas diseñadoras (y diseñadores) y muchísimas modistas. Se dice que tenemos mucha creatividad y de ahí procede tal vez nuestra reinvención del traje de flamenca. Pero aparte de creativo, también es un pueblo muy rociero y en estos días de camino y de volantes con destino a la Aldea os presentamos la faceta más rociera de la diseñadora Carmen Jarén, con la que, además, cerramos de momento la “temporada” de Moda Flamenca.

 

Para el Rocío la diseñadora siempre reserva un espacio dentro de su colección y en la de este año, presentada en Simar bajo el nombre de “La Flamenca“, Carmen propone una romera que vaya cómoda pero que no renuncie al vuelo de volantes ni al diseño. Se dice que menos es más y en el caso de Carmen se cumple: tras la aparente sencillez del traje se esconde un trabajo elaborado para hacer que el traje “ande por tí” y no pierda un ápice de dinamismo. Ese minimalismo también se ve en la comodidad de los trajes aunque se vean entallados y en la búsqueda de cortes que realcen la figura femenina sin ir demasiado lejos en los patrones.

Hacer el camino con ligerezas, con volantes, pero también con elegancia como la que dan los flecos de gran tamaño sin ningún enrejado que parten del escote y marcan el busto femenino, al igual que también lo hacen el talle a la cintura acompañado de una buena falda de vuelo que, en casi todos los trajes, apuesta también por colores cálidos y vivos, con mucho carácter y acordes para estos días de sol, cielo azul y todo el paisaje que ofrecen las Marismas de Doñana.

Junto a una rociera que se quiere sentir guapa y coqueta en el camino, Carmen también nos trae a una flamenca más de “andar por las arenas”, informal y desenfadada para los días sin actos ni ocasiones especiales más allá de los de estar en hermandad. Surge así su colaboración para este año con Carmen Encinas que esta vez se ha plasmado en camisetas pintadas a mano con las tradicionales piriñacas flamencas de la pintora sevillana que van acompañadas de faldas de un solo volante, muy aconsejables para hacer el camino sin perder el punto flamenco pero tampoco ir de calle.

Con Carmen hemos llegado al “final” de los reportajes de Moda Flamenca, aunque esto no es más que un punto y seguido. Desde aquí y en nombre de Claudia Alfaro (Modelo y bloguera de Entre Cirios y Volantes), Rosa (peluquera y bloguera en 130 y bajando) y Silvia (maquilladora y bloguera en My Make Up 10) damos las gracias a Carmen Jarén por esta nueva oportunidad de ofrecer sus diseños a nuestros lectores a los que, esperamos, os guste este especial tanto como los demás.