Pastora durante su actuación el pasado sábado

Pastora Soler quedó décima en Eurovisión. Opiniones aparte y con la canción conocida y analizada por todos, hoy vamos del estilismo con el que defendió “Quédate conmigo” en Bakú y que ha encontrado opiniones de toda clase.

Diseñado y realizado por Cañavate, diseñador de confianza de la cantante y uno de los más deseados por las aficionadas a la Moda Flamenca en Sevilla, en el traje también ha trabajado Francisco Carrera Iglesias Paquili, afamado bordador tanto de ajuares para Vírgenes sevillanas como en sus trabajos para marcas como Loewe. De lo que hemos encontrado en la red, aquí tenemos una foto de una de las pruebas del traje donde Pastora aparece junto a los creadores del traje en el taller de Cañavate:

Cañavate, Pastora Soler y Francisco Carrera en una de las pruebas del traje de la cantante

A priori de la combinación Cañavate-Pastora se esperaba mucho y muy bueno, pero el resultado ha generado división de opiniones e, incluso nos aventuramos a decir que la opiniones no favorables sobre el traje han ganado a las más benevolas. En Ay Maricrú! vamos a exponer los Si y los No del traje y del estilismo en general aunque, digan lo que digan, poner un traje tuyo en un evento con 100.000 millones de espectadores, sea como sea la pieza, es un merito que ya quisieran otras personas para sí.

 

Los Sí del traje:

– Es el traje que se pone una diva para cantar un baladón. “Quédate conmigo” requería un diseño sobrio con algunas concesiones y/o detalles que le diesen algo de personalidad pero poco más. Si os fijais, las grandes divas internacionales de la canción, desde Celine Dion hasta Mariah Carey, cuando han cantado en una gala una de sus baladas en la que su sola presencia y sus garganteos llenaban el escenario recurrían a un traje largo (con algo de cola), color liso, escote marcado, algo de pedrería y pocas o ninguna estridencia. Este patrón se ajusta sin duda alguna a ese prototipo de número o actuación.

– A pesar de la clara inspiración helénica o griega del traje, el estilismo es muy internacional y no cae en lugares comunes de la moda española. Sencillez y sobriedad para agradar a un crisol de culturas como es el Eurovisión de 43 paises.

– El color del traje brillaba con luz propia en el escenario de la gala: en medio de focos azules y oscuridad de la noche azerí, el traje iluminaba a Pastora como pocas y contrastaba perfectamente con la frialdad de un escenario donde el juego de luces no fue aprovechado por la delegación española en ningún momento.

 

Los No del traje:

– De Cañavate se espera más: hay que decirlo, este diseñador es de los mejores que hay actualmente en Andalucía y todas quieren ir vestidas de él. A su impecable trabajo en flamenca se añade también unas aportaciones en moda de fiesta o calle muy creativas y distintas a lo que se suelen ver en Andalucía pero esta vez, con este traje, no han sido pocas las que han dicho que esperaban más. Opiniones hay de toda clase pero en general vienen a coincidir en que al traje le faltan la fuerza y el carácter que la canción, la cantante y el momento requerían.

– Otro de los puntos discutidos ha sido el patrón: el “si pero no enseño” del escote y el drapeado en cintura y cadera que no estilizaba la figura de la coriana e incluso la hacía más ancha (hay quien dice que esto también se debe a la elección del color) no han gustado mucho. Estos dos detalles son los que hacen precisamente visibles al traje y los que, a la postre son los que harán que se recuerde, pero el domingo fueron lo más comentado y no para bien. De todas las opiniones sobre el traje tal vez la más corrosiva ha sido la del diario británico “The Guardian” que lo calificó como una “sábana reliada”.

– El peinado tampoco se ha librado de las críticas: Pastora tiene una melena rizada preciosa y para muchos el haberla “ocultado” tras un recogido que, junto al maquillaje, le marcaba mucho las facciones de la cara. En este punto si que coincidimos y la verdad que nos habría gustado muchísimo ver a Pastora luciendo con su pelo y rizos sueltos pues creemos que es una de sus señas de identidad.

 

En general, podemos decir que Cañavate ha cumplido creando un look de “Diva que va a cantar un baladón en una gala” empleando un color claro, pedrería, falda vaporosa y escote marcado, algo ya muy recurrente como se puede ver aquí, aquí y aquí. Pero a pesar de que la idea es buena, parece que necesita una vuelta o dos para rematar y hacer justicia a la personalidad de Pastora y a la fuerza de la canción. De todas formas, y aunque la gente esperarse algo más por ser de quien es el traje, lo repetimos: la gala la han visto 100.000 millones de personas, a ver quien no quisiera para sí esa audiencia…