El programa La Mejor Copla dedicó su edición de anoche a la artista sevillana Juanita Reina siendo «En el último minuto» su «mejor» canción. Como curiosidad, es la tercera vez que «gana» una canción cuya actuación elegida es la de Jonathan Santiago y esto deja varias cosas que pensar.

En primer lugar, hemos visto que los fans/espectadores ya no votan a la canción, votan a su artista, por lo que dudamos que la elección de «la mejor Copla» sea adecuada en el sentido de que no se vota la Copla, sino el cantante. Hasta ahora llevamos «Sevilla», «Torre de Arena» y «En el último minuto» siendo la canción de Marifé la más acorde para ser una canción estandarte del género. Las otras dos son buenas canciones, pero ni son «Tengo Miedo» ni «Capote de Grana y Oro» (por ejemplo). Por tanto, si de verdad os gusta la Copla, votad coplas, no cantantes.

Por otra parte, «La Mejor Copla» nos recuerda a algo sucedido en el Desafío y que ahora les vamos a recordar a nuestros lectores: ya que hay tanta euforia con Jonathan, os refrescamos la memoria: Alejandra ganó el desafío, es decir, en apenas cuatro meses ganó dos programas en los estudios de Caligari. ¿Es Alejandra la mejor ganadora de Se Llama Copla o la victoria del Desafío fue porque era la más cercana y tenía la euforia de los espectadores más encedida respecto a los compañeros de otras ediciones? Si hicieramos un Desafío ahora probablemente ganaría la quinta y se diría que Jonathan y Álvaro Díaz son los mejores concursantes que jamás ha dado Se llama Copla pero os volvemos a refrescar la memoria: lo mismo se dijo de los otros cuatro ganadores.

Esto es así, en el espectáculo premia lo inmediato, lo de ahora, el ayer es un pasado que se queda antiquísimo y el hoy debe luchar por ser mañana: cuando un artista promociona su último disco dirá que es el mejor que ha hecho porque necesita venderlo y porque en los meses previos al lanzamiento ha estado trabajando en él, lo que le deja encima una carga que le hace pensar que ha hecho su mejor trabajo. Esto es igual: Jonathan es el mejor porque acaba de ganar. Todo el mundo piensa que es maravilloso, que es el más grande, no faltará quien le regale la oreja, pero así ha pasado y así seguirá pasando con muchos artistas. No estamos descubriendo nada nuevo.

Si hay sexta edición habrá nuevos concursantes, nuevos favoritos y el público irá a muerte con ellos. Los concursantes de la quinta edición, al igual que sus predecesores, se quedarán con su grupo de fans que les harán más o menos publicidad en redes sociales mientras que otros dejarán de cantar.

El mundo del espectáculo es una carrera de resistencia, no de fuerza. Ahora parece que solo existen Jonathan y Álvaro, pero el camino es largo y duro y no todos llegan. La promesa de hoy siempre puede ser la decepción de mañana y por mucha «mejor Copla» que se cante, la realidad está fuera, nunca en la gratuidad de la televisión…

En definitiva, los cantantes van pasando, pero al final es la Copla la que se queda…