Verano, vacaciones, chiringuitos de playa, Ferias, fiestas, verbenas de pueblo, casetas y… música, mucha música. Música traída por unas personas que se autodenominan “Disc Jockey” pero que en una buena parte de los casos demuestran una clara incultura musical malmezclando las canciones y poniendo pildorazos de dudoso gusto. Porque sí, la selección musical en nuestras fiestas deja bastante que desear, además que peca de repetitiva y cateta, por lo que muy pocas canciones se salvan…

Generalmente en estas fiestas se puede mezclar toda la pachanga latinoamericana, el reggaetón, algunas canciones del pop internacional, mucha música antigua y el flamenquito-pop de turno, haciendo un cóctel explosivo para el que, todo sea dicho, hay que valer para mezclarlo. De una parte de esa mezcla, de la del flamenquito-pop pachanguero, nos ocupamos hoy aprovechando que media Andalucía está de feria con motivo de la festividad del 15 de Agosto con una recopilación de lo mejor y de lo peor que la música andaluza ha aportado al fenómeno estival llamado “canción del verano”:

 

Azúcar Moreno “Solo se vive una vez”: las hermanas Salazar tiene en su haber varias canciones convertidas en éxitos “de feria”, pero con esta arrasaron por completo en el verano de 1996. Una canción alegre y fresca, cuyo estribillo era muy fácil de recordar y que se prestaba a que te montaras una coreografía bien graciosa. Gracias a este tema “Esclava de tu piel” es su album más vendido, aunque “Bandido” y “Olé” son sus canciones más recordadas.

 

Niña Pastori “Tu me camelas”: en el verano de 1996 asistimos a un mano a mano entre la anterior canción de Azúcar Moreno y esta que fue con la que Niña Pastori se hizo famosa a nivel nacional. Una rumba que nos descubría a la cantante isleña y que, aún siendo flamenco, abrió al flamenquito a la canción del verano y fue el comienzo de una tendencia que, a día de hoy, se ha adulterado y ya no da tan buenas canciones como esta.

 

Los del Río “Macarena”: los mayores exponentes del señorío-rancio nazareno/sevillano en cuanto a música se refiere, pegaron el braguetazo de sus vidas cuando a los demócratas estadounidenses les dio por usar la canción para los mitines electorales en las elecciones de 1996. Después vinieron las Olimpiadas de Atlanta y el resto es historia. Si bien la canción tenía 3 años, este éxito a nivel mundial ha hecho que el nombre de mujer más sevillano casi nunca falte en el estío del sur.

 

Pastora Soler “Corazón congelado”: “Damelo ya” hizo a Pili famosa y fue su primera vez como candidata a canción del verano, pero “Corazón congelado” es su mayor éxito y se escuchó en todas las ferias allá por 2001. Una vez más, estribillo pegadizo, una canción muy fresca y, sobre todo, el desparpajo y la simpatía de Pastora que le dio un toque especial a esta canción del verano que ha soportado mejor que otras el paso de los años.

 

José el Francés, Niña Pastori y Vicente Amigo “Ya no te quiero tu querer”: otra aproximación del Flamenco al circuito comercial. Otra vez que el Flamenco se convirtió en flamenquito y se hizo (casi) canción del verano con esta triple colaboración que se escuchó mucho tanto en casetas de feria como en cacharritos y que hizo que mucha gente la interpretase dándolo todo con su estribillo.

 

Las Chuches y Junior “Como ronea”: Hay una variante del Flamenco llamada Flamenquito, diminutivo que utilizan algunos para ocultar su total falta de arte y compás o para jugar a ser Lola Flores, también es eso que escucha el público que se le llena la boca diciendo que le encanta el Flamenco, pero que no aguantaría un recital de cante jondo de verdad. El Flamenquito es también uno de los géneros favoritos de los canis y, como muchos sabemos, no son pocas las canis que desean ser gitanas porque se creen que ser calé es tener arte encima de un tablao. Las Chuches son un buen ejemplo de tres primas que, por el simple hecho de ser gitanas, ya saben cantar y hacer flamenco flamenquito. “Como ronea” fue todo un exitazo y tuvo un remix propio de la mano de Junior, cantante con gran personalidad, ya que empezó yendo de rapero (como podéis ver aquí) y ahora va de cantaor flamenco-coplero por la vida. Todo muy puro y autentico. Aún así, “Como ronea” no puede faltar en las mejores barracas de feria, ¿No?

 

Melody “El baile del gorila”: Otro caso de explotación infantil explícita niña prodigio (???). Melodía fue descubierta por el Fary y es de las pocas cantantes españolas que puede presumir de haber vendido más de 500.000 copias de su debut, ya que en 2001 no se bailó otra cosa. Si a muchos les daba vergüenza ajena esta canción, ya con el siguiente single “De Pata Negra” la cosa fue a mucho mejor. A pesar de que todo el mundo se supiese la coreografía del gorila, Melody no ha vuelto a conocer éxito similar. Años después, Melody intentó ir a Eurovisión y se descubrió que uno de los bailarines del videoclip del gorila no era otro que Rafa Méndez la histérica el profesor del reality Fama. Todo para enmarcar.

 

Los Delinqüentes “El aire de la calle”: Ejemplo típico-tópico del “soy hippye-flamenquito porque voy de bohemio por la vida con mi guitarra, mis porritos y mi litro de Cruzcampo” un grupo social muy extendido en Andalucía que van de guays por la vida pero después son más señoritos que los pijos a los que suelen oponerse. Esta canción y este grupo resume todo ese movimiento y años después es el adalid del flamenquito no hecho por patillas y/o en el Rocío, e incluso hay ferias donde esto lo ponen los djs como ejemplo de “buena música” como oposición al pachangueo.

 

Algiva “Teniendo una barquita”: Junto a la anterior, uno de los grandes éxitos de los grupitos de flamenquito que van por las Ferias que, en vez de cantar “Amigos para siempre”, cantan esto para que todo el mundo la tararee, gintonics mediante, ya que es el tema perfecto para esa fase de la borrachera en que estamos en plena exaltación de la amistad. “Somos los barrieros” es una canción de El Barrio que suele acompañarla casi siempre para esos menesteres, al igual que “Las cosas pequeñitas” de Nolasco (otro pijo disfrazado de hippye-guay moderno).

 

Las Ketchup “Aserejé”: Vamos con otro ejemplo de pachanga hecha en Andalucía, esta vez con las tres hermanas cordobesas que, gracias a la producción de Queco consiguieron su primer y único hit a escala internacional con esta clara demostración de que en España andamos cortitos en eso de pronunciar. Ritmo pegadizo, baile memorable y para todos los públicos. ¿Qué más pedimos?

 

Camela “Sueño Contigo”: Finalizamos con ellos, con los verdaderos reyes de la Feria, porque sí, todo lo anterior es lo que ponen en las casetas para que la gente baile, pero esto es lo que escuchan aquellos que van de feria en feria para ganarse el pan y para que nosotros nos divirtamos. Camela es el grupo de la amplia mayoría de los feriantes, sus discos suenan en los cacharritos, en el puesto de la Tere vendiendo bocadillo o en la tómbola, y es que “Sueño Contigo”, “Corazón indomable” o “No puedo estar sin él” son patrimonio musical de nuestras ferias que no gusta pero que, al menos tienen su gracia y como grupo kistch tienen más personalidad que otros tantos.

 

Nos quedamos con Camela pero esta lista podría ser mucho mayor, ya que solo hemos hablado de canciones hechas aquí (aunque precisamente Camela es un grupo madrileño), casi todas canciones del verano o banda sonora de nuestras Ferias que, eso sí, muy pocas pueden presumir de sobrevivir a la quema… veraniega.

Aún así, aquellos que estáis de Feria, esperemos que las escuchéis y las bailéis… o aprovechéis para ir a la barra.