Viernes 22 de Agosto de 2003, la Feria de Málaga se encaminaba un año más hacia su fin cuando una triste noticia hizo acto de presencia en la capital y en toda España: Imperio Argentina, una de las más grandes figuras de la Copla nos dejaba para siempre. Casualmente, dos meses antes, el 29 de junio, la leyenda del cine Katharine Hepburn era la que nos dejaba en una situación similar a la de Malena: rozando los 100 años de vida, casi retiradas de la vida pública y habiéndose convertido las dos en auténticos mitos vivientes de la cultura contemporánea que se resistían a dejarnos y que, a diferencia de sus compañeras de profesión y carrera, seguían ahí para asombro de propios y extraños.

Lo mejor para Imperio tal vez fue que ni el anonimato ni el olvido pudieron con ella. Convertida en esa señora mayor que todos admiraban y respetaban, tras ver su participación en Azabache, y querida por todos los malagueños, su figura sigue estando muy presente cada vez que una artista sale a cantar «El día que nací yo», «Antonio Vargas Heredia» o «Carceleras del puerto» o «La Cruz de Mayo» (una de mis favoritas en su voz), a la vez que hay multitud de videos de películas y actuaciones suyas en youtube o que Fernando Luis Aisa se ha encargado de mantener vivo su patrimonio para que todos puedan conocer y seguir disfrutando la grandeza de la malagueña.

De su marcha lo único que podemos lamentar fue el aspecto mediático: Imperio se fue cantando después de haberlo vivido todo, y eso es mucho aunque no lo parezca, pero meses antes de fallecer las peseteras e impresentables de sus nietas fueron programa sí programa también peleándose por la herencia, una imagen que para personas como el que esto escribe (los que tenemos entre 20 y 35 años) pudo ser de las primeras que tuvimos de ella pues ya estaba retirada de la vida pública y la Copla no estaba en su mejor momento, por lo que la prensa del corazón aprovechó esta historia e hizo que los últimos días de Imperio se hayan asociado inevitablemente con el numerito que montaban estas dos señoras.

Aún así lo importante es recordar la grandeza de Imperio Argentina, su gran legado en el mundo de la Copla y que, como diría Celia Cruz: yo me voy pero mi música se queda. Muchas Gracias Malena.