Llevamos una semana riéndonos y a la vez admirando la proeza de Cecilia Gimenez mientras se debate si el Ecce Homo recupera su cara original o si le dejan en estado de pseudoabstracción. Pues bien, hoy tenemos un nuevo caso que demuestra que la buena voluntad no basta para ser pintor y hacer obras de arte, también hace falta técnica y gusto. Observad el cartel que os traemos:

Cartel para la salida procesional de la Virgen de los Remedios de Mairena del Alcor para este 2012

La imagen mariana que aparece en dicho cartel es Nuestra Señora de los Remedios, Patrona de la localidad sevillana de Mairena del Alcor y el mismo anuncia la romería y su salida procesional para el día 8 de Septiembre. Hecha la presentación: veamos el cartel: Lo primero que nos llama la atención es el niño Jesús. Si esto fuese una fotografía lo achacaríamos a un mal uso de Photoshop pero no, es una pintura: si os fijais, su rostro parece insertado en el hueco de la cara, de la misma manera que en publicidad se inserta la cara de la famosa de turno en un cuerpo ajeno. Aquí pasa lo mismo: la cara del niño no guarda consonancia con el resto de la cabeza, además que no respeta el escorzo de la figura e incluso no está del todo proporcionada (tan solo teneis que mirar bien la barbilla a ambos lados para daros cuenta).

En el caso de la Virgen tampoco encontramos aciertos, de hecho también aparece desproporcionada por varios motivos: el tocado y el manto que se ve son muy grandes respecto a la cara. La figura presenta también otro escorzo que no se termina de resolver además de que aparece con el rostro inclinado cuando esta Virgen tiene la cabeza erguida y que tanto sus ojos como su boca no guardan consonancia alguna y cada uno ha sido colocado de aquella manera. Eso sí, la nariz preciosa y muy bien hecha.

Como decimos en nuestro titular, del Ecce Homo al Mater Mea. Lo de Borja se consideró una chapuza pero al tratarse de una abstracción tenía un pase, pero aquí estamos ante un caso de imagen figurativa y realista en la que la falta de técnica pictórica y, sobre todo, de distribución de proporciones ha demostrado una vez que la cartelería sacra o de fiestas patronales a veces deja claro dos cosas: que algunos se creen que con el sentimiento basta para pintar/cantar/componer/decorar (más hoy en día que de repente todo el mundo es artista, así de repente) y que al lado de algunos «cartelistas» o «pintores» Cecilia Gimenez en una artista de prestigio… La pregunta es: ¿Quién ha elegido el cartel?