Trajes de Cecilia Alcantara

Como muchas otros pueblos, Lebrija celebró sus fiestas patronales el pasado 12 de Septiembre (Festividad del Dulce Nombre de María) hasta el domingo 16 de Septiembre. Este año fue muy especial para un servidor ya que en ella se “estrenaban” Claudia, la compañera de movidas y de reportajes flamencos del que esto escribe, Vicky y Cecilia. Como a las tres les apasiona la Moda Flamenca la idea era mostrarles como en Lebrija se entienden los volantes, porque aquí vestirse de flamenca no es cualquier cosa para las  niñas y mujeres lebrijanas: puedes ver trajes más bonitos o más feos, pero la dedicación y el mimo que se le pone aquí a los volantes no es normal. De hecho (repito, dejando el gusto personal aparte) las lebrijanas dedican bastante tiempo a la elaboración del traje de flamenca, desde verse mil veces las galerías del wappissima, a ver telas, encajes o pedir consejos. Todo ello hace que el de Lebrija sea un público muy exigente y poco conformista.

Cayetano de ¡Ay Maricrú! con la diseñadora Carmen Jarén

Ya sea de “costurera” o de diseñadora, la Feria en Lebrija se pisa con mucha elegancia y con algunos detalles que distinguen a la flamenca lebrijana como son los trajes tobilleros que dejan los tacones (en la mayoría de los casos), dejando un traje que no es corto ni largo pero que, año tras año, se ve en la mayoría de trajes (si veis las colecciones de Carmen Jarén en internet veréis como ella también adopta este patrón acortando el bajo del traje). Siguiendo entre volantes, la lebrijana gusta de volantes de clavel o con mucho volumen y la falda cortada a la cadera dejando mayor libertad para el escote y las mangas, donde no es raro ver trajes sin mangas, de una sola manga, espaldas al descubierto y escotes donde es más común ver flecos que mantoncillos. Y si hablamos de complementos, aparte de los ya mencionados tacones (que una de nuestras invitadas alabó el esfuerzo que hacen al llevarlos), la flor debe ser grande, ir sobre la cabeza (casi nunca a los lados) y acompañada de pendientes grandes y que, con frecuencia, parecen más de celebración que de flamenca.

Buena nota de ello toman cada año tanto Carmen Jarén como La Giraldilla, las dos principales firmas de Moda Flamenca de la localidad a la que cada año se unen las Hermanas Serrano pues llevan ya 11 años abriendo una tienda de cara a la Feria de Lebrija.

Además de daros una pequeña muestra de los trajes vistos en la Feria, os recomendamos que leáis el artículo que Claudia le dedica hoy al trabajo de Cecilia (tanto ella como Vicky iban con trajes suyos) como diseñadora de Moda Flamenca.

Traje de Carmen Jarén

Traje de Hnas Serrano