Si probásemos a meter en un mismo cóctel los estampados de toda clase y color que la firma sueca Ikea nos trae cada temporada para decorar nuestras casas junto a la creatividad y ganas de innovar de los alumnos de una escuela de Moda, lo aderezamos un poco con la visión que Agatha Ruiz de la Prada tiene de la Moda y le añadimos un toque cañí o andaluz, el resultado es lo que ayer pudimos ver en la tienda que la multinacional del mueble tiene en Castilleja de la Cuesta.

Dentro de una actividad denominada Ikea Passion Week, que se celebra durante esta semana en todas las tiendas que la cadena posee en España, el evento consistía en un concurso para los alumnos de la escuela Sevilla de Moda los cuales deberían presentar un único modelo que aunase los tejidos y materiales textiles que Ikea emplea en sus productos con su propia creatividad y un toque de inspiración flamenco o andaluz. En total fueron 16 los alumnos los que participaron y nos ofrecieron sus propuestas (que tenéis más abajo en la galería de fotos), entre las que se pudieron intuir varios patrones en los que se dejaban ver buenas ideas muy bien llevadas a la realidad a pesar de que trabajaban con telas que, en algunos casos, son distintas a las que se usan en el vestir.

Lógicamente estas propuestas no solo eran para que las viese el público: todas ellas formaban parte de un concurso cuyo jurado estaba compuesto por Manuel Benítez, alcalde de Castilleja de la Cuesta; Karlos Montes, cónsul de Suecia; Pilar Vera, diseñadora de moda flamenca; María Cámara, directora de Sevilla de Moda y José A. Traverso de Ikea Sevilla y que finalmente se decantó por la propuesta de Ana Moraza, cuyo diseño veis en la foto que encabeza este artículo, un modelo un tanto tradicional si lo comparamos con el resto de diseños, pero que hace que una tela poco llamativa quede elegante en un vestido.

Además de este concurso, al finalizar el pase pudimos ver como un grupo de trabajadores de Ikea nos mostraba de forma muy divertida (y con bastante desparpajo) algunos de los textiles que tienen a la venta esta temporada, lo cual fue la nota divertida para una idea y una pasarela un tanto irreverente, que se agradece bastante pues la Moda debe tener también ese toque de diversión.