Llegó el día. Los lebrijanos y devotos de la patrona de la localidad sevillana llevaban esperando este día desde que el Arzobispado de Sevilla dio el visto bueno a la coronación de su patrona, la Virgen del Castillo que recibió el rango de Pontificia en lugar de Canónica. Ha sido un largo recorrido en el que la hermandad ha tenido que hacer frente a una crisis mundial que ha estado presente en todo el proceso y que lógicamente ha frustrado algunas de las ilusiones puestas en este día (caso del paso de palio que no saldrá totalmente restaurado).

Pero eso hoy no es lo importante: a las 4 de la tarde la Virgen saldrá por última vez de su Ermita para iniciar un camino que solo lo hará de vuelta una vez se haya hecho el nombramiento. Bajará por el cerro del Castillo, la calle condesa de Lebrija, la Plaza Rector Merina con la Giraldilla y la Parroquia de la Oliva presentes en este traslado. En Juan Pedro Vidal las Hermanas de la Cruz serán las últimas en verla antes de que llegue a la calle Ignacio Halcón y de ahí a la Plaza de España de Lebrija donde a las 6 de la tarde, Dios Mediante, se celebrará el Pontifical de la coronación a cargo de Juan José Asenjo, Arzobispo de Sevilla.

Vendrán muchos de fuera, propios y extraños, aquellos que conocen las devociones lebrijanas y aquellos que lo harán por primera vez. Es un día largo que comienza pronto y que no terminará hasta que la luz del sol aparezca mañana sábado.

Lebrija se prepara para un día y todo aquel que quiera venir está invitado a participar en este día glorioso.