La diseñadora Inma Linares fue otra de las participantes del certamen de nóveles del pasado Andalucía de Moda con una colección cuyo concepto y esencia quedan patentes en su nombre: “Pureza”.

Inspirada en looks de toques europeos del segundo tercio del siglo 20, la colección nos trae un conjunto muy bien estructurado y coherente en el que todas las piezas siguen un denominador común en vez de ser una agrupación de 10 patrones a gusto de la creadora. Esa cohesión la vemos en la elección de tonos empolvados y pastel que dan un aire femenino y primaveral a toda la colección. A la vez, los cortes minimalistas y de grandes formas geométricas fue muy acertada (aunque algún tejido no era el más propicio para ello) porque, desde un punto de vista visual, organizaba muy bien cada modelo y mantenía la idea de “Pureza” y de que “menos es más” sin ser demasiado sencilla. Como detalle, la colección también presentaba una evolución de colores cálidos a tonos más fríos que repetían el orden y la coherencia que seguía toda la colección y que se remataba con el pañuelo a la cabeza, las gafas de sol y los zapatos en color plateado para todas las modelos que dieron la nota de contraste.

En líneas generales: Inma Linares recurre al minimalismo, al encanto chic, a las formas geométricas unidas a tonos pastel y empolvados para realizar una buena colección que, para los más entendidos de moda, puede recordarle a Jil Sander.

Destacamos: los abrigos y chaquetas que aparecen en la colección y el uso de colores.

¿Qué me recomiendas?: el conjunto completo del abrigo amarillo, el conjunto también en blanco, azul y tono nude o el traje largo en rosa.