Si la zona de los grandes lagos de Estados Unidos se caracteriza por estar llena de ciudades cosmopolitas, donde se da cita lo último de lo último en toda clase de tendencia y en las que se respira urbanidad y aperturismo en todos los sentidos, California es el estado, al otro lado del mapa, en el que conjugan sensaciones similares pero con un clima mucho más liviano y caluroso que poco tiene que ver con el invierno neoyorkino.

En su debut en una pasarela la joven creadora Noelia Guardia ha querido transmitir esa manera de entender la moda: una colección urbana, cálida, pret-a-porter, ponible y propicia para una mujer con actitud, que busca la elegancia a la vez que la sensualidad y que equilibra a partes iguales un punto de sport y chic sin aproximarse al binomio imposible de chándal-tacones. En vez de eso Noelia juega con las posibilidades del blanco, negro y fucsia, con las opciones que le ofrece la gasa, las transparencias o los tejidos con caídas. De igual manera busca dibujar siluetas en el patrón que realcen la figura femenina ya sea para el diario como para una ocasión especial. Eso sí, estrenarse en una pasarela con una colección que sigue tendencias de street-style tiene su desventaja y es que, a lo mejor, la colección puede verse como excesivamente ponible, ya vista o poco atractiva para un certamen de noveles, pero siempre será mejor esto que copiar el vestuario de Lady Gaga.

En líneas generales: Noelia Guardia firma una colección urbana, inspirada en el estilo californiano y en el que juega con las texturas, las telas y los colores.

Destacamos: la acertada elección del tono de rosa fucsia que da un buen toque al eterno binomio del blanco y negro.

¿Qué me recomiendas?: el vestido blanco con espalda escotada, el conjunto de pantalón negro y camisa fucsia o la chaquetilla con animal print.