María Antonia Tenorio: correcta y coplera como principal aval, la sevillana tenía esta noche las «Cinco Farolas» para abrir la gala, un tema rico en matices y posibilidades pero en la que tal vez hemos visto una leve falta de ritmo. Por decirlo de alguna manera, María Antonia no ha sacado toda la interpretación que el tema le daba ni tampoco ha cuidado los detalles, se ha limitado sencillamente a cantar, alargando el tema y sin aprovechar la intensidad o la atención del mismo. No es que no lo haya hecho bien, sencillamente ha tenido noches mejores, aunque de afinación y de voz poco/nada se le puede decir. 7.

Álvaro Camacho: uno de nuestros seguidores más fieles de las crónicas de Se Llama Copla, Sergio Sanchez (cuyos comentarios os recomendamos desde ya pues aporta y enriquece esta labor), decía en la pasada gala que si una hora entera escuchando Álvaro captaría (entendemos que para bien) la atención del público. Más o menos es lo que le ha pasado hoy: «Noches Bonitas de España» se ha cantado del derecho y del revés, está trillada de todas las maneras posibles pero, a diferencia de los temas que ha cantado previamente, es una canción que no da para matices muy personales, sino que hay que amoldarse a ella. Si bien Álvaro lo ha intentado, no ha sido su mejor noche y no se le ha terminado de ver cómodo. Lo mejor ha sido ver como se ha dejado de escuchar y poco a poco se adapta mejor a los temas. 7.

Elena de Carmen: tras el descalabro de la semana pasada, a Elena le tocaba o remontar el vuelo definitivamente o tirar la toalla con la Copla. No se ha dejado superar, pero su estrategia para remontar el vuelo ha sido tirar de su vena flamenca para versionar «Con mis propios ojos» empleando una voz que no buscaba la lírica o el flamenco y que en el estribillo ha sonado estridente, es decir, que se la ha llevado a su terreno y allí al menos la ha cantado bien. A cambio de llevar preparada la voz, se le ha visto estática y con una interpretación lineal en la que se han visto pocos o ningún detalle. Lo de Elena tiene solución pero mientras tanto sigue sin llegar una actuación redonda por su parte… 7.

Anabel Collado: nos encantaría saber quien es el que asigna este año las canciones y por qué le ha dado a Anabel en su estreno un tema tan codiciado como es «Romance de Juan Osuna«, porque este romance por tientos no es cualquier cosa y que casi siempre ha dado noches magistrales en el programa. La decisión realmente ha sido acertada: Anabel tiene potencia vocal y una voz que deja ver una materia prima muy interesante para trabajar y que la podría situar como un nombre propio de esta edición. Excelente en la seguiriya del comienzo, interpretación muy bien hecha y subidas correctas, ha tenido momentos con la afinación al matizar algunas partes cantadas (e.g «con lo mucho que yo te quería») pero que si miramos la actuación en conjunto, pasa por ser uno de los mejores estrenos de concursante que hemos visto en Se Llama Copla y que no deja a su versión de  «Romance de Juan Osuna» muy atrás de las otras ya vistas en el programa. Anabel, en pocas palabras, tiene muchísimo para sacar y va a ser muy interesante de ver su evolución. 9.

Francisco Miralles: un concursante perfecto de Se Llama Copla sería el físico y la voz de Álvaro Camacho con el trabajo y las ganas que le pone Francisco Miralles. Lo mejor del almeriense es que se nota que trabaja, que se hace a las coplas, que vive las historias y las cuenta cada vez mejor. Vocalmente tiene unas limitaciones que no puede salvar, pero que en las partes cantadas le da mejor resultado que cuando sube (momento en que aparece una voz rota sin aflamencar ni caracter que no aporta nada), un tono que puede ser el único con el que puede cantar pero que hoy, con la copla «Cantiña» se ha visto más depurado que en semanas anteriores. 8.

Carolina Caparrós: esta noche hemos descubierto una Carolina distinta con «Celos» ya que su voz ha sonado lírica, con una musicalidad distinta, no tan coplera o chillona, que incluso se aproximaba a la cantante de revista musical española, que entona pero apenas sube. En medio de todo eso, la cordobesa ha contado e interpretado la historia con su habitual buen hacer sin apretar ni exigirle más a la voz, mirando mucho a cámara y dejándose llevar por la música y por la letra. Buen número que no será recordado como de los mejores de ella pero con el que esta noche ha cumplido. 8.

Mónica Vargas: ¿Hemos dicho ya lo fans que somos aquí del rollo pantojero-años 70-cantares? Tan épica eran las actuaciones en el Corral de la Pacheca como previsible y desubicada resulta Mónica en sus actuaciones. Dejando a un lado la voz, la portuense tiene un serio problema con las canciones y es que no sabe contarlas ni decirlas, esta noche ha cantado «Caballo de Rejoneo» pero no se ha metido en el tema, no lo ha interiorizado ni ha sabido transmitir. Eso sí, ha pisado el escenario con más acierto pero para eso hay que saber qué es lo que se canta. 6.

María Espinosa: se fueron a Constantina para sorprenderla y le pusieron una pantalla pequeña para que viera a sus vecinos mientras cantaba (o eso es lo que miraba de reojo en más de una ocasión). Si la idea era hacerla favorita desquilibrarla casi lo consiguen ya que «Corona de Perlas» ha sido la primera actuación en la que la hemos visto nerviosa e incluso fuera del tema en algunos momentos pero que se ha salvado por la ejecución vocal que si la ha controlado y que ha dejado ver una actuación personal y que se acerca más a la versión original de Gracia de Triana que a otras más actuales. En general, después de la semana pasada, se mantiene el nivel como concursante pero el escenario desde luego no lo ha pisado con tanta decisión. 8.

Jesús González: ¿Seguro que Jesús no forma parte de ningún coro de Carnaval? Cada vez tenemos más claro que ese tono grave que tiene se asemeja más al de corista de comparsa que al de un coplero. Pero esta noche la cosa no iba ni de lo uno ni de lo otro, sino de aflamencarse: «Carcelero Carcelero» es el segundo himno de Manolo Caracol que se dejó escuchar esta noche y en él vimos a un Jesús que no ha conocido mesura, que ha ido a por todas con la canción y que ha estado muy bien pero que, como le ha pasado a Anabel, se ha gustado mucho cantando. Afortundamante la doble voz ha desaparecido al mismo tiempo que ha salido un quejío que puede ser interesante en próximas galas. 8.

Álvaro Montes: hablando a título personal, me resulta especialmente complicado valorar esta actuación pues ya he visto Álvaro cantar «Silencio por un torero» en varias ocasiones y en una de ellas lo tuve que valorar como jurado (en Semifinal del certamen de Copla de Trebujena). Ahora la puntuación que aquí se pone no dice nada aunque muchos concursantes suelen mirarla (y leer la crónica). Álvaro será uno de ellos y lo mejor de que se haya estrenado con «Silencio por un torero» es que supone un punto y aparte para empezar de verdad a andar en el concurso: los que le seguimos sabemos que esta copla se la sabe a la perfección, que le ha dado muchas alegrías y que la cantaría en el programa, como ha hecho esta noche, sin nervios, demostrando técnica vocal y que, como bien le ha dicho Diego Benjumea, debería de no enroquecer tanto la voz. Tras este número, solo queda partir de la semana que viene veremos a Álvaro en el programa con otros aires. 10.