Carolina Caparrós: Carolina está empezando a tomar un camino en el programa que la empieza a acercar a concursantes como Mercedes Ríos o Verónica Rojas. La que en principio parecía una cordobesa muy coplera empieza poco a poco a aproximarse a la tonadilla, a la copla más castiza, de musical o revista. «El día que nací yo» es un gran clásico, pero esta noche ha sonado con una elegancia que la acercaba a la balada o canción melódica, en parte se debe a la gran interpretación de una Carolina que ha tenido mucha sensibilidad a la hora de mecer la letra y que ha estado perfecta en la afinación. Lo único que le diríamos es que tiene una voz con un registro muy amplio y que a veces, por querer resaltar algunos versos, cambia de tono de una manera un tanto brusca y que hace que su voz suene distinta más veces de lo debido. Aún así, una de las mejores actuaciones de esta temporada. 10.

Anabel Collado: de verdad, el/la que asigna este año los temas adora a Anabel. Dos semanas y dos temazos que muchos matarían por cantar, más el de esta semana que es la «Copla de los ganadores»: Los Tientos del Cariño. Cosas buenas de la actuación es que la granaína no imita a nadie, a la hora de montar la canción, de colocar la voz, de subir y de recrearse no ha seguido los patrones de las versiones anteriores. Tiene personalidad a la hora de cantar y eso que solo cuenta con 16 años. También es bueno su porte escénico, de hecho el bailarín le sobraba y sabe moverse bien por el escenario. Su punto a trabajar es la interpretación: sabe cubrir esa carencia con su voz, pero cuando la intensidad vocal y los arreglos musicales no sean suficientes para resultar creíble o ser profesional, a Anabel le tocará trabajar. Mientras tanto, no deja de sorprender la buena factura que deja en sus actuaciones a pesar de su juventud. 9.

Elena de Carmen: como bien le dijo Pive en la valoración «Amigo conductor» solo hay uno. Si bien hay más Coplas con fandango final incluido («A la feria de Graná» o «La lumbre de tu cigarro»), Elena se ha visto cómoda esta noche, aupada por la marcha del tema a defender y muy inspirada y metida dentro de la canción. Si a ello le sumamos el estilismo y el decorado navideño del plató, nos queda una actuación de orquesta de feria de pueblo bien hecha, con gracia y en el que se agradece que la cara de agobio o cabreo que a veces tiene Elena al cantar no haya aparecido. 7.

Álvaro Camacho: el almonteño ha hecho esta noche algo que está prohibido: aburrir. Se agradece tener una voz como la suya en el programa. Se agradece y da otra visión de la Copla, pero «Me Embrujaste» hay que cantarla con mucho cuidado, pues es una de las mejores letras de todo el cancionero, y por desgracia, después de cinco semanas era fácil saber como la cantaría e interpretaría. Sencillamente no ha sorprendido ni ha hecho que sea memorable, ha cumplido con el tema pero a concursantes como él se les pide algo más de creatividad (a consecuencia de su propia voz), que controle mejor el ritmo o que simplemente no suenen tan planos. 7.

María Antonia Tenorio: apunte para estilismo: ese traje de Aurora Gaviño es la cuarta vez que aparece en el programa y la segunda vez que lleva María Antonia en menos de un mes (eso o hay dos trajes muy parecidos entre sí). Por otra parte, el cardado a medio camino entre la Alaska de los 80 y la Rocío Jurado de los 90 no lo terminamos de ver. Y como aquí la cosa va de cantar, hay que decir que la «Carcel de Oro» que ha hecho ha estado bien, muy coplera y sentida, más creíble que otras ya vistas y con buen sentido del ritmo, manejando y controlando la canción muy bien y con mejor resultado que las «Cinco Farolas». 8

Francisco Miralles: le gusta y saborea la Copla. Francisco ha superado por completo el personaje que de él quisieron hacer y ya vuela libre de prejuicios demostrando que es mucho más serio de lo que intentaron hacer ver. «Separaos» ha sido su tercer tema dramático, pero el primero donde se han visto todas sus aptitudes puestas en orden: voz limitada pero muy bien usada, interpretación estudiada y aprovechamiento de sus recursos para dar un mejor conjunto en cada actuación. Como esta noche nos ha dado por comparar, nos recuerda un poco a Ana Pilar como artista. 8.

Mónica Vargas: canción típica de castings y de certámenes de Copla, «Con los bracitos en cruz» es como «Someone Like You» de Adèle: todos creen que la letra y la música le van a potenciar la voz, pero como no se tenga la delicadeza de la versión original, asistiríamos a una sobreactuación y a ver algo que no aporta nada. Con esto queremos decir que si, que cualquiera vería la canción como muy agradecida, pero no es un toro fácil de lidiar y Mónica ha tirado de su voz, se ha metido en el personaje y ha interpretado la letra bien, pero se ha venido demasiado arriba en los momentos álgidos de la canción y  ha llegado a chillar, una cosa que voz precisamente no tolera muy bien y que debería controlar mejor. 7.

Álvaro Montes: después de ver la semana pasada a Álvaro Montes en todo su esplendor, ahora tocaba verlo concursar o al menos completamente integrado ya que lo de la pasada gala fue como un punto y aparte (o de inflexión) en su trayectoria. Para este comienzo le tocó defender «El Emigrante«, una actuación interesante, donde tal vez no se le ha visto tan seguro como la semana pasada, pero si muy metido en el papel y con un tono reivindicativo a la par que melancólico. Tal vez habría que darle una vuelta a la actuación pero puede que, como le pasa a su tocayo, a Álvaro se le quiera exigir más. 8.

Jesús González: sorpresas del programa, la voz grave que recuerda a un coro de comparsa gaditana, ha descubierto esta noche a un cantante varonil, que ha transformado «Tus Ojos Negros» en un bolero con un aire latinoamericano y alejado de la Copla. Muy bien de afinación y con la canción bien preparada en la parte interpretativa (y de coreografía pues ha formado buen tamden con la bailarina), la evolución hacia arriba de Jesús se hace con menos estridencia que otros de sus compañeros pero a cada semana sigue dejando mejores actuaciones y que, sobre todo, sorprende. 9.

María Espinosa: hacerse la pregunta «¿De verdad que esta niña solo tiene 16 años?» resume perfectamente la actuación de María de esta noche con «Cría Cuervos«. Sensible y sublime en la interpretación de una historia que seguro aún no ha podido sufrir en sus propias carnes, lo mejor de la actuación ha sido como ha ido creciendo de menos a más, de como ha cambiado algunas partes muy conocidas (e.g «tú eres cuervo disfrazado como paloma» cantado por lo bajo) y de como ha empezado con un toque arrogante y ha finalizado derrotada. Sencillamente, el gran descubrimiento de este año. 10.