Jesús González: [cantó «Adiós a España» es la actuación que nos falta por valorar, pedimos disculpas por ello].

Anabel Collado: acostumbrada tal vez a los pesos pesados de la Copla que le habían asignado desde el comienzo, Anabel cantó esta noche un tema poco conocido de Marifé de Triana «La cinta de mi sombrero» pero que se las trae en el directo al tener unos altos en el estribillo que requieren de un control que Anabel ha mantenido en parte pero que no han mermado su actuación. Además de que se ha controlado y no ha estado tan estridente como en otras noches, la granadina ha aprovechado mucho las posibilidades del tema para mirar y jugar con la cámara e incluso tener un punto pícaro que le ha dado muy buen resultado. 8.

Francisco Miralles: «Con divisa verde y oro» es un precioso y señorial pasodoble que está hecho para que los cantantes tiren de su tono más agudo y lo suban para cantar por lo alto, en una especie de pregón lírico. No entendemos por qué se lo dan a una voz que carece esa tonalidad como Francisco que apenas ha acertado a matizar la letra de la canción y se ha limitado a contar la historia, siguiendo bien el compás pero no muy acertado en los cambios de voz. Y ojo, no es culpa suya ni mucho menos, sencillamente esta canción no le iba y podría haberla lucido mejor alguno de sus compañeros. 7.

Álvaro Montes: necesitado de un tema con la potencia de «Campanero Jerezano«, Álvaro ha estado sencillamente en su salsa: ha sacado afuera su voz, lo ha hecho a su manera, ha manejado la copla muy bien sobre el escenario y ha interpretado perfectamente. Actuación redonda y rotunda, como la que le gusta hacer a Álvaro, muy bien resuelta y de la que hay pocas cosas que pulir. 10.

Carolina Caparrós: la cordobesa no solo llevaba unas semanas en racha sino que esta noche le dieron un tema perfecto para que una de sus armas, la expresión corporal y facial, se luciese más que nunca. «Coplas de Luis Candelas» es una canción que no ha dado grandes versiones en Se Llama Copla pero hoy se ha venido arriba con una Carolina que la ha cantado muy bien técnicamente, la ha paseado de sobresaliente y nos ha llevado al siglo XIX para contar la historia perfectamente. Lo mejor, lo bien que ha ambientado ella la canción de principio a fin. 10.

Sonia Blanca: como bien le dijo Pive en la valoración, Sonia se debió de ver varias veces la actuación de «Los Aceituneros» que Cristina Romera hizo en la segunda edición ya que la jienense calcó algunos movimientos de su paisana a la hora de pasear el tema y también hizo un montaje de voz similar. Todavía sin personalidad como coplera, a Sonia lo que le falta es meterse de verdad en el género, se le ven intenciones y ganas de querer hacerlo bien, pero su mirada esta noche denotaba mucha concentración en hacerlo bien pero pocas ganas de divertirse y precisamente este tema es para disfrutarlo… El día que se lo crea probablemente dé un salto de calidad en el concurso, pero de momento no llega. 7.

María Antonia Tenorio: inmune de la semana gracias a que Jesús González se la concedió, María Antonia cantó sin ninguna presión «Candelaria la de Puerto» pero ¡Quién lo diría! La que es coplera clásica del programa sacó adelante 7 minutos de canción y una letra interminable con mucho carácter, coplerío, voz perfectamente montada en toda la canción y la intensidad necesaria para que esta canción no aburra ni decaiga hasta el final. Gran número en el que María Antonia además estuvo muy guapa pero en que faltó una bata de cola. 9.

Mónica Vargas: ¿Por qué en seis años no se le ha dado a ni una sola concursante de corte clásico un tema como «Amante de Abril y Mayo» (la más cercana fue Mila Balsera)? Mónica ha hecho más de lo que ha pedido la canción, de hecho ha estado tan concentrada en la voz que apenas se le ha visto interpretar y si lo ha hecho, ha contado la historia con un poco de ansiedad. Mención especial merecen los dos «a querer como las locas» en los que ha subido en «querer» sin mucho motivo y acercándose al desafine. 7.

María Espinosa: no sabemos como lo hace, pero se reinventa a cada semana y no deja de sorprender en el escenario. María Espinosa convierte lo normal en sobresaliente, se viene arriba con las canciones y demuestra que es de las mejores copleras que ha pasado por el programa. «Al pié de la Cruz de Mayo» ha sido una lección de elegancia, de buen gusto coplero e incluso de refinamiento hasta el punto de recordar por momentos a Pasión Vega (estilismo mediante) y en el que solo se le ha ido en la parte final, siendo un remate poco acertado para la actuación pero que no ha influido sobre el conjunto de la actuación. 9.

Álvaro Camacho: después del sonoro (o silencioso) tropiezo de la semana pasada donde apenas cantó los estribillos de «Dos Cruces», Álvaro Camacho cogió el toro por los cuernos y se atrevió con la Copla Maldita, con nuestra copla: cantó «Ay Maricruz«, sin equivocarse, sin pararse, con una sonrisa de oreja a oreja y estando muy seguro de lo que hacía. Eso sí, no ha estado nada coplero, ha cantado en su línea, cambiando incluso la acentuación de las palabras (en vez de acortarlas) y alejándola de la copla y esta podría haber sido una gran oportunidad de Álvaro para acercarse al género que trata el programa… 8.