La explosión canastera de 2012 va a dar paso a una flamenca que en 2013 hará de las flores en la cabeza (obligatorio llevar 2 como mínimo) y el mantoncillo más vistoso y con flecos más largos. De la sosería generalizada en los complementos del año pasado pasamos a un barroquismo en su justa medida.

¿Qué tiene que ver esto con la nueva colección de Pepa Garrido? Pues precisamente que la firma sabe que las flamencas este año quieren destacar de cintura para arriba, haciendo que el traje comparta protagonismo junto al resto de elementos que conforman el estilismo. “Puro Garrido” es una colección de trajes ligeros, cómodos, con volantes con caída, pero de peso aligerado para facilitar el andar y centrar la atención en la mitad superior del cuerpo (fijaos bien en las fotos y qué os llama más la atención). Esa centralización al alza en la figura femenina no quiere decir que se hayan descuidado la otra mitad. De hecho en las faldas vemos toda clase de volantes: más pequeños, más grandes, canasteros o en cascada, todos ellos con un aire muy gitano y con poco vuelo, que se recrean al recogerse, al ver como caen cuando la chica que lo lo lleve esté sentada o cuando los flecos del mantoncillo reposen sobre ellos. Además en los trajes canasteros incoporan encajes, pequeños volantitos, combinación de tejidos y dibujos (ojo a las flores estampadas o detalles que le dan algo de vistosidad para dar una reinterpretación agradecida y que, dicho sea de paso, haga que el traje tenga algo más que decir.

De ese conjunto sacamos una visión a la manera de Pepa Garrido de lo que se verá en 2013 y que está muy en tendencia, al menos en lo visto hasta ahora. En esa visión está muy presente la comodidad y los detalles que envuelven al traje y hace que la flamenca lo lleve a él y no al revés. Como nota final, si bien los trajes tienen un estilo muy marcado hacia la Feria de Abril, muchos de ellos bien valdrían para el Rocío pues el corte y el cuerpo recuerdan a una bata que, eso sí, va con más adornos.

En líneas generales: Pepa Garrido firma una colección de trajes ligeros, con volantes poco pomposos en la forma pero llamativos en el tejido y en la colocación que se valen de los complementos para dar el toque personal y coqueto.

Destacamos: la apuesta por llevar varias flores en la cabeza y la combinacion de estampados, lunares y encajes.

¿Qué me recomiendas?: el blanco con volantes de distintos tipos de tela (ojo a las mangas de 4 volantes), el verde canastero con falda también de tejidos desiguales y el blanco de lunares negros.