De todo lo que hemos dicho en otras ocasiones sobre los diseñadores que también se dedican a Moda Flamenca hay que olvidarse cuando hablamos de algunos de los dos “Pepes”. Pepe Fernández de Sevillanía y Pepe Jimenez de “El Ajolí” acumulan a sus espaldas suficientes años y experiencia como para no saber como se viste a una flamenca y que debe subirse a una pasarela y que no. Se puede ser espectacular pero también se puede ser comercial.

Miren ustedes por donde, Pepe Jimenez este año ha sido comercial y espectacular. Y de que manera. Lo primero que llama la atención de su propuesta para este año es sin duda la variedad y el vuelo de volantes: todos ellos van apareciendo en unas enormes faldas en los que se van dibujando de toda clase y de todas formas dando a cada traje un punto original y único. Tal es el mimo que se le ha puesto este año a la producción de la mitad inferior del traje que en algunos de ellos se juega con las enaguas para hacerlas visibles, cortando o recogiendo volantes y dando un toque muy acertado a los trajes. A ello se añade también una mejor elección de telas en las que los tonos bebé y los empolvados de las últimas colecciones ceden terreno a unos estampados florales y unos lunares con colores que imprimen más carácter (e incluso elegancia) a los trajes. Con todo, nos queda una propuesta que este año se presenta menos rociera que nunca, que va a contracorriente de la supuesta tendencia de 2013 (aligerar el peso de los trajes quitando metros de tela a las faldas) y en la que Pepe ha hecho propuestas todas desiguales entre sí en cada uno de los patrones y que no se lo pondrá fácil a su clientela a la hora de elegir con qué traje quedarse. Eso sí, no ha sido el adalid de la creatividad pero desde luego esta colección de El Ajolí es una de las mejores que hemos visto de la firma onubense, que este año ha añadido a su buen hacer en los patrones unas buenas dosis de caché y elegancia a los trajes (la mayoría son aconsejables para las que bajan tarde a la feria) que le dan un aire distinto y que resuelve con facilidad la relación entre diseño y comercialidad.

En líneas generales: Pepe Jimenez firma una colección mucho más ferianta que rociera y en la que la mayoría de los trajes, al tener tonalidades oscuras, frías o negro, adquieren un estilo menos conservador que en otras ocasiones.

Destacamos: la excelente elección de telas. Lo estamos repitiendo mucho este año, pero en el caso de Pepe ha sido un trabajo de sobresaliente.

¿Qué me recomiendas?: el traje color salmón con lunares negros, el azul de lunares beige o el dos piezas de camisa morada y falda roja.