2013 no pasará a la historia de la moda flamenca como un año fructífero para la creatividad y las nuevas ideas en los volantes. Es algo que llevamos repitiendo, pero está claro que la crisis obliga a no arriesgar y a apostar a caballo ganador para que el esfuerzo que supone echar una colección adelante salga algo rentable. Con esta idea, repetida en varios de los análisis de esta temporada, venimos a decir que a lo mejor estos años duros servirán para varias cosas que pueden ser positivas. De un lado, demostrará quien está dispuesta a hacer de la moda flamenca su carrera profesional y su vida (no han sido pocos los casos de personas que se apuntaron al carro por puro oportunismo y buscando el pelotazo en la flamenca), de otro marcará y subrayará la identidad y el estilo de muchas diseñadoras y, por último, depurará las líneas a seguir y demostrará quien sabe realizar colecciones y no un conjunto de vestidos para salir del paso.

Macarena Beato, o Faly, cumple con todas esas premisas (positivas, pues demuestra quien quiere vivir de esto) en su nueva colección: “Con solera” no es más que una recreación del estilo tan personal y particular de la firma jerezana, una visión de la moda flamenca que le ha dado fama y prestigio gracias a unos elaborados patrones, a unos detalles cuidados en cada pieza y a una exquisitez en el uso de complementos y accesorios de los trajes que demuestran que, efectivamente, no se trata de una colección creativa ni que muestre nada nuevo, pero si es una muestra acertada del buen hacer que siempre han tenido en los trajes y en los dos piezas. Eso sí, a pesar de la sensación de “ya visto”, es obligatorio pararse a mirar en los mil detalles que componen cada modelo, en la colocación y asimetría de los volantes, en los cinturones y camisas que logran centrar toda la atención del estilismo o en los escotes que realzan la figura femenina. A ello se añade una ausencia de lunares en color pero no en tejidos, los cuales también han sido elegidos y deben ser apreciados con lupa. Si a ello le unimos que la mayoría de los trajes van en un solo color, tenemos en esta colección varios básicos que no puede faltar en el armario de una flamenca. En conjunto, una colección con solera, o una colección muy Faly y, repetimos, en un año aburrido para la flamenca se agradece que al menos se cuiden con tanto esmero los detalles y que no se hayan perdido las ganas por hacer un buen trabajo.

En líneas generales: Faly realiza una colección con lo que mejor saber hacer: dos piezas con camisas muy bien elaboradas y el correspondiente cinturón o fajín, escotes llamativos o trajes con juego de volantes asimétricos.

Destacamos: los detalles, hay que ver y observar los trajes (y no para copiar precisamente).

¿Qué me recomiendas?: nos quedamos con tres conjuntos de dos piezas: uno amarillo, otro rojo y el buganvilla y beige.