Antes de ver las creaciones de aquellos que llegaban por primera vez a la pasarela (que os mostramos en el reportaje de ayer) pudimos ver el trabajo de los alumnos de los dos cursos superiores de la escuela. Aunque pueda parecer lo contrario, el trabajo de los veteranos era menos espectacular que el de los alumnos más novatos. Esto puede tener varias explicaciones: por una parte, aquellos que están terminando sus estudios tienen que soportar una carga mayor de trabajos, tanto de la escuela como de posibles clientes en algunos casos. De otro lado, los alumnos de primero solo llevan un traje y en él echarán los restos, además que más de uno habrá hecho ese traje que siempre habría soñado con realizar y que ahora gracias a la escuela (y a su formación) se ha hecho realidad.

Eso sí, entre los alumnos cuyas creaciones os traemos hoy, vimos unas ideas más claras, unos estilismos más elaborados y se notaba más claramente quién tiene interés por moda flamenca y quien la considera una parte más de su trabajo como diseñador. Un detalle que también habría que mencionar es que, en líneas generales, lo que vais a ver en su mayoría son visiones muy personales de la moda flamenca en la que o bien se ven referentes muy cercanos (Vicky Martín Berrocal aunque suene tópico) en el que solo falta un poco clasicismo flamenco (con excepciones contadas).

Una vez más, os resumimos la pasarela con algunos de los trajes y recordamos a los diseñadores que pueden dejar un comentario nombrando cual es su traje para que lo pongamos en el pie de foto.

 

Rojo cardenal con flecos y remallado en dorado. Combinación elegante y muy gitana (la modelo desfiló también con un mantón a juego), un poco Vicky en las formas, pero interesante y con las piezas muy bien coordinadas. Eso sí, la que lo lleve en Feria que se prepare para lucir espalda.

Opción muy comercial y en el mismo color que el anterior. El conjunto puede tener un aire romero por la elección de los tonos, pero también es muy feriante y sigue la estela de que este año las mangas y los volantes destaquen más que los cuerpos.

Mezcla entre look hippie y gitano, puede ser la versión depurada y sin encajes de Aurora Gaviño. Juego de volantes bien hecho en la falda, tela atemporal y válida para todas las temporada y buena idea la de poner el mantoncillo amarrado a la cintura. Eso sí, le sobra el tocado. Recuerden: las flamencas con flor, nunca con tocado, por muy pequeño que sea.

Muy elegante y muy de feria de noche. Las hay que son escépticas con eso de utilizar tejidos propios de la moda nupcial o de fiesta y llevarlos a flamenca, pero la influencia de la moda de fiesta y de los grandes eventos aplicadas al traje regional suele dar con estos trajes muy vistosos pero que, eso sí, solo son válidas para ciertas tallas.

Cuerpo sencillo con falda y mangas muy elaboradas. Apta para aquellas que quieran lucir zapatos en el Real, la aparente sencillez que le da la uniformidad del color salmón encierra también muy elegancia, a la vez que lo transforma en un básico que permitiría jugar con los complementos.

Cuerpo entallado, mangas de gasa y falda de un volante con mucha caída. De este traje lo que destacamos es que se trata de un patrón habitual en los trajes enfocados a la noche pero que sin embargo, por los colores, nos llevan a la feria diurna.

Otro traje que lo mismo vale para feria que para romería por su estética. Cuerpo entallado (con cascada de volantes), estampado vistoso, volantitos en azul para hacer contraste y una de claves de este año: escote en la espalda.

Estilo marcadamente flamenco y gitano con dos de los colores estrella de la temporada: el mostaza combinado con lunares negros, con algunas variantes en los volantes. Destacar el mantoncillo colocado al cuello con un camafeo y todo el estilismo. Look muy completo.

Blanco y negro con flecos en turquesa. Sencillo y elegante demostrando que a veces menos es más y que a veces se pueden hacer trajes con poco vuelo sin recurrer a las gasas o a la seda.

Canastero de toda la vida, con un toque muy Nuevo Montecarlo pero que, gracias al estilismo completo, queda mucho más vistoso y atractivo. El mantoncillo negro es un acierto y le dice mucho al traje al colocarlo en X sobre el escote. Las flores y el peinado también cuentan, y es que a veces, a la pasarela no solo sube un traje…