Formada y conocedora del mundo de la moda en casi todas sus vertientes posibles, María José Collantes ha logrado en relativo poco tiempo hacerse un hueco dentro del dificil mundo de la moda flamenca gracias a una marcada personalidad y a unos trajes que no buscan fórmulas rebuscadas para ser llamativos (o exclusivos) sino que parten de una flamenca tradicional para ir buscando poco a poco los matices que la hagan diferente.

Ese traje de flamenca clásico, lleno de volantes y color es el que María José adapta y reinventa a su manera es el que nos encontramos en el atelier que María José tiene desde hace poco. Allí fuimos para esta sesión de fotos que veis hoy y pudimos ver con detalle las piezas que componen “Pasión Gitana” una muestra que, como su nombre indica, está llena de pasión, de colores intensos llenos de fuerza, de trajes con raza y temperamento para flamencas que, podríamos decirlo, pisen el Real con carácter.

Preguntada sobre la inspiración de esta colección, María José nos decía que no se ha dejado guiar por tendencias comerciales ni por un estilo en particular, poniendo de ejemplo que los tejidos empleados para la colección son más propios de los trajes de fiesta que de flamenca. Si ha reconocido que la línea recargada que ha predominado en moda no la ha dejado de lado y ha apostado por las aplicaciones de pedrería como vemos en las imágenes. Eso sí, y esto María José lo remarca mucho, la esencia de un traje de flamenca no se pierde. Ciertamente, puede que sus trajes para este año puedan tener un aire a esos vestidos de fiesta que luego se traducen a flamenca, pero con un trabajo de los volantes tan trabajado y detallado, lo que tenemos delante nuestra es un genuino traje de flamenca.

Hablar a su vez de volantes con María José es hablar de mangas: casi todos sus diseños son de manga larga con un voluminoso volante de clavel, creando una forma muy generosa y particular en los que los volantes apenas caen o dejan espacio entre sí. Ese clavel que se dibuja en la parte superior tiene en la falda otro toque, colocado en cascada sobre una abertura que tiene el traje, dejando casi una pierna entera descubierta, añadiendo sensualidad y permitiendo que la flamenca pueda ir entallada, con mucho volante y cómoda al mismo tiempo. En cuanto a color, gran protagonista en una colección sin estampados ni lunares, destacan la elegancia del negro, la pasión del rojo o el fuscia, la pureza del blanco combinado con dorado o negro o el aire sureño del turquesa, que le da incluso un toque arábigo.

Como vemos, la diseñadora de Arcos no concibe una flamenca discreta y apuesta sobre seguro por la elegancia, pero ella no se queda solo en el traje: María José asesora siempre a sus clientas sobre como ir a la feria, qué maquillaje o peinado le favorece más, el tipo de complemento que le va al traje o los zapatos que le convienen. Puede parecer extraño, pero no todos los diseñadores hacen su función de asesor de imagen y en el caso de un traje de flamenca, es conveniente recomendar a las clientas el estilismo completo pues no son pocos los casos de trajes que se han deslucido por ir con un look inadecuado. Ejemplo de ello es la apuesta que hace por los moños o recogidos en el pelo, para dar un aire gitano y se luzca el escote que deja la espalda entera casi al descubierto y mantiene el estilo y la idea de flamenca que tiene María José. Puede que esto último pueda parecer una mirada a la tendencia de este año, pero si repasamos sus colecciones anteriores, veremos que la espalda descubierta ya aparecía y que, al igual que los volantes de clavel, es una constante en una diseñadora con estilo y personalidad definidos, que dibuja una historia en cada traje a pesar de su aparente sencillez y que respeta la moda flamenca y la hace suya.

 

“Pasión gitana” pone así el nombre a una nueva etapa en la carrera de María José, que se ha instalado en Sevilla y que cuenta con una prometedora proyección en la moda flamenca sin haber estado en ninguna pasarela celebrada en 2013. Sobre este tema nos ha asegurado que su colección la presentó en solitario (en el Casino de la Exposición a mediados de Febrero) para que sus clientas, familiares y prensa pudieran ver la colección bien. De este modo hizo un evento propio en el que sus trajes hablaron por si solos de su trabajo. Y muy bien que lo hicieron.

María José Collantes con Vicky Manzano, modelo de la sesión de fotos para este reportaje.