La reina del cuplé, la que esperaba fumando al hombre que quería, la primera belleza española que se hizo célebre en Hollywood, la violetera, la folclórica manchega que fue imagen de una gala de premios MTV…. Sara Montiel, Saritísima, nos ha dejado.

La polifacética artista ha fallecido a los 85 años tras sufrir una grave crisis de salud, según informa El País. Y decimos polifacética porque durante su carrera Sara tocó casi todos los palos posibles del folclore patrio: la fama le llegó con “El último cuplé” siendo una de las máximas exponentes de esta variante-antedecente de la Copla que también vimos en “La Violetera”. Al igual que algunas de sus compañeras como Marujita Diaz o Paquita Rico, la carrera de Sara se forjó entre películas, discos y musicales de revista más livianos que los espectáculos de Marifé de Triana o Juanita Reina (por decir algunos nombres), pero que no quedaban ahí…

Además de ser una de las primeras actrices de nuestros cine que traspasó fronteras y unos de los nombres imprescindibles del cine de barrio y de la cultura más costumbrista, Sara es uno de los íconos del kistch español, esa subcultura dentro de la modernidad española que mezcla a partes iguales el movimiento hipster y el pop con lo más llamativo de nuestra tradición coplera, castiza y flamenca. Y de Sara, como muchas grandes divas, nos quedaba todo: su gran belleza, sus carteles de películas utilizados como base para muchos y grandes montajes pictóricos, su “fumando espero” siempre acompañada de un puro, sus plumas, lentejuelas y transparencias, su portada de Interviú, sus colaboraciones con Dinarama primero en los 80 en plena movida madrileña y hace 3 años con Fangoria, su “Super Sara“, su saeta, sus idas y venidas con Marujita Díaz, su parsimonia natural, su predilección por las pelucas cardadas y el maquillaje excesivo, sus abrigos de piel, su manicura y sus joyas, su simpatía con todos (con el público gay especialmente), sus escándalos, sus frases celebres con la prensa (¿Pero que pasa, pero que invento es esto?), su “Marvelous” para MTV…. Sara, sencillamente era (y es) mucho.

Os dejamos con una versión de Sara que a los más jóvenes sorprenderá: la canción “Lágrimas negras”, más reconocida por la reciente versión de Bebo Valdés (fallecido recientemente) y Diego el Cigala:

Descansa Sara