Carolina Caparrós: complicada y llena de cambios de ritmo, “No te mires en el río” es una canción que Carolina se ha trabajado tanto en lo vocal que ha llegado a olvidarse un poco del escenario y de llenarlo. Si ha sabido interpretar con la cara y con las manos (que no con los brazos), pero la rigidez a veces se hacía excesiva, aunque el vestido (muy vistosoy apto para la canción) formaba un buen plano en el escenario. A su favor hay que decir que la interpretación y la voz han ido muy coordinadas con la banda, que ha sabido construir bien los estribillos y que ha llevado bien el contraste entre el drama de la letra y la alegría de la música. 9.

María Antonia Tenorio: segunda rumba flamenca de Gracia Montes que canta María Antonia y segunda vez que la sevillana baja el nivel respecto a ella misma. No es que no sea lo suyo, defenderlo lo defiende bien, pero la falta el control y el montaje de actuación que por regla general suele cumplir sin problemas. En “Soy una feria” ha estado excesiva y se ha hecho la “cantante de orquesta” para salvar el número (esta vez no ha estado tan ahogada), pero diría que María Antonia no ha aprovecha la letra de la canción y ha aplicado la intensidad vocal de acuerdo a la música y no a la letra. En resumen, podría haberle salido mejor. 7.

Rocío González: recuperada tras estar cinco ediciones sin cantarse “Anda Jaleo” se amolda bien a la la potente voz de Rocío y a su carácter coplero. Más suelta y situada en el escenario, ha tenido momentos que parece habérselos aprendido de memoria y otros en los que si ha actuado con soltura, especialmente en los estribillos donde ha estado mejor y ha sacado momentos más inspirados. De afinación ha estado mejor (donde podría haber fallado) pero todavía le falta ser algo más completa y sobre todo controlar las actuaciones, le falta ese aplomo y esa capacidad de vender que lo está haciendo bien. 7.

Álvaro Montes: llevábamos varias semanas reclamando desde estas líneas la copla o el tema que haga a Álvaro remontar definitivamente tras muchas semanas instalados en una regularidad que no le ha venido mal (sigue sin haber sido candidato al reto) pero que le ha hecho perder parte de su chispa inicial, siendo ese su video de hoy. “Sevilla” solo por la letra y los arreglos levanta a quien haga falta, y así lo hemos visto varias veces en el programa. Álvaro le ha dado un toque personal, no ha estado muy chillón ni se ha dejado ir por el tema, ha descrito muy bien el menos a más que dibuja la voz durante las dos partes de la canción, siendo mejor la segunda que la primera. No ha terminado de ser su “tema” pero si una de sus mejores noches y se agradece verle de nuevo así. 9.

Elena Romera: recuperada de la segunda edición “Ojalá” ha sido otro número en el que se han visto las mismas carencias de Elena: fallos de afinación y voz poco dosificada, trabajando mucho los finales y los grandes momentos y olvidando las partes cantadas. Está bien que quiera destacar allí donde la canción alcanza su climax, pero hay más tiempo y más cosas que cantar y a Elena parece que se le olvida que hay un comienzo y un fin yendo a destacar directamente en algunas partes. Para que se entienda: si hace bien una parte, también debe hacerse bien el resto. Aparte de la voz, la interpretación ha sido demasiado estática y se ha metido muy poco en la canción. Sea por su físico o no, la granadina resulta muy fría cuando se trata de transmitir. 6.

Jesús González: al igual que Álvaro Montes, Jesús ha estado instalado en una regularidad que al gaditano no le ha venido mal pues ha dejado por el camino grandes actuaciones que, eso sí, no le han hecho favorito en ninguna de las tablas. Esta noche “Las murallitas de Cádiz” nos recuperaba al Jesús más gaditano, al que disfruta y se cree las canciones. Afinado y con la voz muy bien marcada durante todo el tiempo, sorprende  de Jesús la soltura y la capacidad para modular sin que parezca que le cuesta trabajo dar el cante. Al contrario que Álvaro puede que la naturaleza de la canción hiciese que no fuese mejor valorado. 10.

María Espinosa:complicado tema y poco escuchado en un color de voz como el de María, “Mis Trenzas” nos recordó a esa niña que en las primeras semanas de concurso encandilaba al público y al jurado a la vez que se postulaba como posible ganadora, cuando no la mejor concursante de la edición. Bien cantada, afinada e interpretada, sin exageraciones y con muchas aportaciones de estilo propio (los estribillos son suyos), María dio la sorpresa con un tema que permite mucho lucimiento pero que a primeras podría revelarse como complicado. 10.

Francisco Miralles: con más letra y contenido que sus últimas canciones “Mi Rita Bonita” mantiene al Miralles artista pero a la vez ha servido al almeriense para que intente llegar a donde no puede, a querer dar más en la interpretación vocal e intentar añadir florituras que no han terminado de salirle. Mirando otras actuaciones con esta copla en el programa, la de Nicolás es su referente: tenía que pasearla y venderla más que intentar lucirse o enfatizar la parte dramática como hizo Macarena Soto (a la que beneficiaba esa parte del tema). 7.

Kimera Fernández: menos coplera y/o flamenca que la mayoría de las canciones que se le han asignado “Ni un padre nuestro” no ha mostrado a una Kimera más cantante que otra cosa. No parecía encantada con el mismo pero al menos parecía segura y lo vendía con bastante credibilidad, haciendo los finales de los estribillos muy bonitos mientras que en el resto de la canción se asemejaba a una baladista más que a una coplera. Por cierto, su propia voz en ocasiones dramatiza aún más la temática de su canción, y eso esta noche se ha visto. 9.

Ismael Carmona: que perdone Ismael esto que sigue pero a cambio de ser más coplero que nunca y parecer un intérprete del Corral de la Pacheca en la época de Cantares, ha sacado bastante pluma a la hora de cantar “La Parrala”. No nos engañemos, la Copla está llena de amaneramientos, más en canciones asimiladas a batas de cola y a las grandes reinonas del género. Mucho mejor respecto a otras interpretaciones poco acordes con el programa y muy adaptado a la copla, Ismael sorprendió con una faceta que estaba tardando en salir y que le dio una actuación redonda y que deberían de tenerla en cuenta para la posible gira de esta edición. 9.