Mirando la hemeróteca coplera es fácil recordar que el primer reto eliminatorio de la fase final de Se Llama Copla nos lleva dejando una expulsión inesperada desde la tercera edición. Nadie esperaba que Mercedes Ríos, Juanma Jerez o Ana María Morales fuesen los primeros finalistas en caer ya que había otros concursantes que estaban en las quinielas para la expulsión. Por tanto, cualquier cosa podría pasar en esta sexta edición.

La revisión de sus primeras actuaciones por parte de los finalistas dejó a Carolina Caparrós, Francisco Miralles y Rocío González como posibles candidatos al reto por el jurado. Francisco fue el primero en salir de esa lista al saberse favorito del público. Carolina, segunda en la votación de la audiencia, también se salvó mientras que Rocío tuvo que cruzar la pasarela. Como viene siendo habitual en esta edición, Kimera Fernández y María Antonia tuvieron que cruzar la pasarela también al no contar con el apoyo del público, completándose con Rocío el primer trio de finalistas candidatas al reto. Dato curioso de las dos tablas es que Elena Romera, que logró por fin conseguir una nota alta por parte del jurado (37 puntos) estaba septima por la audiencia, siendo esta vez los expertos los que la salvaron de ser una candidata a la expulsión. ¿Reaccionará su público  o ha perdido Elena apoyo entre los espectadores?

Al no haber retante esperando, Francisco Miralles no tenía nada que decidir como favorito, siendo la menos votada de las tres candidatas al reto la que haría las veces de retante, teniendo ese «honor» María Antonia Tenorio, al quedar última en la clasificación general. Nos quedaba por delante un reto entre sevillanas, entre María Antonia y Rocío, ya que la primera prefirió no retarse con Kimera.

Otra de las novedades de esta fase final es que el público escogía la copla del reto, siendo la elegida «Y sin embargo te quiero«, tema poco escuchado en esta parte del programa y en el que ambas concursantes dieron una actuación de altura: Rocío estuvo muy coplera, con tintes clásicos y un cierto aire pantojil a la hora de interpretar, mientras que María Antonia estuvo algo más contenida y recogida pero no por ella menos intensa.

Reconocido por el jurado el buen trabajo de las dos, el gran nivel del reto y que ninguna debería quedar en décima posición, Pive se decantó por Rocío para darle una oportunidad mientras que los otros tres miembros del jurado prefirieron a María Antonia que logró mantenerse en el concurso. El programa se queda así con 9 concursantes, aunque todavía quedan cuatro que correrán la misma suerte que Rocío, ¿Quién quedará la semana que viene en la novena posición de esta sexta temporada?