Háblame rosa de mayo de tu ventana,
y del aroma perdido de madrugada,
háblame tierra sultana de tus callejas,
y del olor a azahar cuando paseas…
[Córdoba de mis amores, Álvaro Vizcaíno]

 

Hay cosas que en esta vida que te las pueden contar y te las pueden enseñar de cualquier manera, pero hasta que no lo sientes en primera persona no puedes entender o admirar su belleza primigenia. Sumergirse en pleno centro de Córdoba durante el mes de mayo es comprender el por qué de la belleza de la ciudad califal que abre sus puertas a todos los que vienen de fuera para que puedan contemplar sus patios, esos patios que durante el resto del año los vecinos se encargan de mantener y cuidar, siendo parte de sus casas y a la vez patrimonio.

 

La apertura de puertas de los patios nos lleva al sentir de la primavera andaluza, a conocer y saborear la mezcla de olores y las sensaciones que despiertan cada uno de estos rincones naturales que se ven y se sienten, haciéndonos percibir su belleza por nuestros cinco sentidos. Y en uno de ellos nos detuvimos el pasado viernes: de las mismas flores emanan una serie de fragancias que, cuando las sentimos y olemos, nos llevan de nuevo a esos patios, casas, bodegas y rincones con encanto cordobés.

 

Para ello, desde la Perfumería Aromas nos hicieron un recorrido por las calles, plazas, patios y lugares de la ciudad en los que podemos recrearnos cuando sentimos el frescor de una esencia que une azahar, jazmín, lirios, madera de cedro, narcisos, rosas, flor de piña, pomelo, nardo o romero. Un recorrido olfativo e imaginario que las grandes marcas de moda y perfumería nos permiten realizar con algunas de sus fragancias y que protagonizaron la Primera Cata de Fragancias a la que pudimos asistir en la tienda que Aromas tiene en la misma plaza de las Tendillas.

 

Seis perfumes y seis momentos del mayo cordobés que pueden encerrarse poco a poco en frasco de perfume y que podemos llevar con nosotros mismos a la Feria o a una noche de verano andaluz pero que nos permitirá recordar uno de los principales monumentos de nuestra tierra. De la cata de perfume realizada personalmente he de destacar las notas cítricas de los perfumes de Lacoste, tanto para él como para ella, que pueden ser de las fragancias que mejor encierran (de manera involuntaria, eso sí) la frescura y la personalidad de la primavera andaluza, uniendo el azahar o el romero para dar un regusto muy nuestro.

 

Algunos de los bloggeros y compañeros de prensa que estuvimos en el evento junto a la encargada de Aromas que nos guió durante la cata de perfumes

Desde ¡Ay Maricrú! agradecemos a Esther Amo y Victoria Bioque, organizadoras del evento, y a las Perfumerías Aromas por contar con nosotros para este evento y poder haceros llegar esta visión de la ciudad en su mes más intenso.