La localidad gaditana de Trebujena celebró el pasado miércoles 14 la final de su décimo certamen de Copla. Una cita con la que los trebujeneros abren sus fiestas patronales y que, un año más, se convirtió en un gran recital de copla y canción española. En una edición tan especial como es la número diez, la organización del concurso aprovechó la ocasión para dar un homenaje a toda una Dama de la copla como es Macarena del Río que estuvo presente durante toda la gala y que subió al escenario ya casi al final de la misma. Antes de contarte como fue el homenaje, vayamos con la crónica de la final:

Con dos maestros de ceremonias como Lola Vega y Álvaro Montes, el espectáculo no podía empezar de otra manera que cantando: los dos artistas aparecieron en el escenario cantando a dúo «Muero por la Copla». Cabe recordar que tras el triunfo de Álvaro el año pasado en este mismo certamen y de su participación en Se Llama Copla, Lola Vega ya tiene a su partenaire perfecto para este tipo de actos. Tras las presentaciones de rigor empezaron las actuaciones de los 10 finalistas que se dividieron en dos bloques, ambos con el mismo orden de salida, y en el que los concursantes cantaron 2 canciones para convencer al jurado y al público. Manteniendo el mismo orden, así vimos a estos diez artistas:

Cristian Coto: debutante en la final del concurso, el joven artista de la vecina localidad de Lebrija, abrió las actuaciones a concurso con «Los cuatro candiles» de Rafel Farina. Muy bien cantado y con un aire flamenco en su justa medida, Cristian hizo lo que la canción pedía sin mayores excesos, solo viniéndose arriba en la parte final. A pesar de su juventud, demuestra cierto conocimiento a la hora de abordar las canciones sin recrearse ni buscar el aplauso fácil. En el segundo pase cantó «Calle Ervira«, donde estuvo más tranquilo o se vio más hecho al escenario, repitiendo la actitud de su primera actuación. Dotado de muy buena voz, las dos actuaciones de Cristian dejan ver que es un chico que está aprendiendo y que le queda mucho por recorrer.

Carmen Cabezas: la benjamina del certamen (apenas cuenta con 14 años) se ha convertido por méritos propios en una de las figuras más reconocibles en los certámenes de copla que se han celebrado en el último año. Dueña de un poderoso torrente de voz, la enorme fuerza escénica de Carmen contrasta con su belleza infantil y un salero que encandila en las distancias cortas. A ello se une una figura menuda que sobre el escenario recuerda a esas niñas como Macarena Sánchez, Paqui Gálvez o Inés Robles que, sin llegar a tener 10 años, imitaban a las grandes tonadilleras en el Lluvia de Estrellas infantil. Eso sí, ni «María de la O», ni «Señora Vecina»: Carmen trató de ganarse al jurado con «Romance de Juan Osuna» y «Lola La Cantaora«, dos canciones donde pudimos ver claramente la potente voz de Carmen, tanto en la seguiriya del primer tema como en las saetas del segundo. Tal vez un poco exagerada en algunos momentos, a Carmen le queda por aprender bastante, si bien será de esas personas de la que será apasionante ver como crece en los escenarios… ¿Concursante/finalista de una hipotética novena edición de Se Llama Copla?

Inma Paniagua: la primera ex concursante de Se Llama Copla en salir al escenario fue Inma Paniagua, de la tercera edición. Coplera de largo recorrido, la sevillana cantó «La Soberana» y «Mis tres puñales«, dos temas en los que mostró su intensidad a la hora de interpretar, con una clara tendencia al drama, estando más lúcida en su primera intervención. Al ser una copla de estilo más clásico y más apropiado para su color de voz, «La Soberana» de Inma resultó mucho más completa, personal e interpretada que la versión de «Mis tres puñales» donde, eso sí, desplegó más voz.

Amara Tempa: procedente de Málaga, Amara Tempa sorprendió con las dos canciones elegidas para la final. La primera fue «Tus cinco toritos negros«, número que estaba hecho para apreciar la musicalidad de su voz y su capacidad de mantener el ritmo en una canción con bastantes cambios. «Sevilla» fue su segunda actuación en la que la malagueña desplegó sus conocimientos de baile y a la hora de mover el mantón de manila, un detalle que sumó puntos a su actuación. Estilismo y presencia escénica impecable, Amara estuvo muy correcta en sus dos actuaciones, siendo muy agradecido para el público que algún finalista apostase por este tipo de canciones en medio de tanta intensidad coplera.

Marisa Martín: una de las grandes sorpresas de la noche para el que esto escribe. La concursante de Alcalá de Guadaira, a la postre ganadora del tercer premio, tuvo mucho gusto a la hora de cantar, recordando la vertiente más clásica de la copla y jugando mucho con el lirismo de una voz bastante redonda que destacaba sin grandes subidas. «En las cruces de mi reja» fue su tema del primer pase donde contó muy bien la historia, se desenvolvió bien en el escenario y aprovechó para bien una voz con mucha musicalidad y madurez para el género. En «Habla con los ojos» se recreó más en su vibrato de voz, pero estuvo igualmente elegante y muy fina. Lo mejor de Marisa fue que ofreció dos actuaciones muy completas sin mayores artificios ni recurrir a los grandes tópicos de dos canciones que la gente tiende a sobreexplotar en los concursos y ella sencillamente se limitó a interpretar con mucho gusto.

Mariló Ruiz: segunda ex de Se Llama Copla y segunda malagueña de la final. La reconocida concursante de la cuarta edición sorprendió a todo el público saliendo a cantar «Tanto tienes, tanto vales«, opción muy arriesgada (casi nadie canta canciones alegres en una final de este tipo) pero de la que Mariló salió airosa con mucha gracia y sabiendo dominar el escenario, animando al público y, sobre todo, cantando muy bien una canción que requiere mucho control de los tiempos y de los tonos. Actuación que contrastó con la sobriedad de «Cría cuervos«, donde Mariló se mostró más coplera, dramática e incluso con un toque siniestro que le daba bastante credibilidad a su interpretación, recreando el aire derrotista y vengativo de la canción. La malagueña realizaba así una doble intervención donde pudimos distinguir sus dos facetas como cantante en la que se le veía bastante cómoda.

María Jose Heredia: también ex del programa de Canal Sur, la algecireña repite como finalista en el certamen de Trebujena. En esta ocasión lo haría con dos grandes canciones como «Los tientos del reloj» y «Me valga la magdalena«, temas más copleros que flamencos que se amoldaron muy bien a su voz y de los que realizó dos grandes interpretaciones. En conjunto, fue de las finalistas más completas y que mejor equilibró sus dos números, sin que ninguna de las dos brillara por encima de la otra, aunque en «Me valga la Magdalena» estuvo mucho más inspirada, interpretando la canción sin abusar de la voz y respetando mucho la melodía de la canción. No logró ninguno de los tres premios pero bien podría haber recibido alguno.

Eva María Hierro: veterana también en este certamen de Copla y ex participante de Se Llama Copla, Eva María Hierro volvía a Trebujena, localidad que ya conoce muy bien el artista de la portuense. Puede que esa virtud también fuese su defecto: siendo favorita a ganar, su segundo premio puede interpretarse como que el jurado, al conocerla, ya sabe como lo hace con lo que desaparece el «factor sorpresa» de cara a poder ganar. Conjeturas a un lado, Eva María hizo una magistral versión de «Esclava de tu amor«, acompañada de un acertadísimo estilismo y en el que interpretó con mucho sentimiento la letra de este clásico de los certámenes de Copla, sin recordar a nadie, y siendo muy personal en cada uno de los matices. «Cárcel de Oro» fue su segunda actuación. Tema muy clásico para una artista con indudable personalidad coplera que la paseó muy bien sobre el escenario y desplegó todo el potencial de su voz. A pesar de ya ser conocida en el concurso, Eva no bajó la guardia y supo reivindicarse a si misma en el escenario.

Laura Reyes: malagueña y residente en Trebujena, la figura de Laura es la de otra coplera clásica de concurso. No buscaba llamar la atención e incluso no destacaba por su presencia en el escenario. En cambio su magnífica voz deslumbró con «Cuchillito de agonía» y especialmente con «Aquella Carmen«, estando más inspirada en esta segunda canción donde no sonó nada pantoja. Al igual que otras finalistas, Laura cumplió con su papel de hacer dos grandes actuaciones, propias de una coplera de largo recorrido y que conoce el género, faltándole solo esa chispa o ese algo de artista que la hace pasar de buena interprete a posible ganadora.

Raúl Palomo: el segundo hombre en cantar y el último finalista en pasar por el escenario, procedía de Málaga y es bastante conocido pues estuvo a punto de ganar la primera edición del programa «A Tu Vera». En Trebujena no estuvo a punto, sino que directamente ganó la décima edición del certamen, imponiéndose a algunas de las favoritas y dando una relativa sorpresa pues, cuando tocaba decir el nombre del ganador, parte del público estaría pensando en otros de los finalistas. Para ganar el certámen, el malagueño se valió de dos canciones. En primer lugar, versionó «Las Sendas del Viento«, recordando bastante a Rafael Farina a la hora de entonar y, curiosamente, sin irse arriba en una canción en la que muchos abusan de voz. Su segundo pase lo hizo con «Las Campanas de Linares» donde, aquí sí, puso toda la voz y toda la carne en el asador, realizando una versión de manual de esta canción pero igualmente efectiva y con la que se llevó al público de calle, aún siendo el último en cantar, detalle que no le jugó en contra.

Tras cantar todos los finalistas, llegó el turno del homenaje a Macarena del Río. La artista sevillana tuvo palabras de agradecimiento para el público de Trebujena, de apoyo y admiración para los 10 finalistas y de reivindicación para la copla en general. No faltó una sobrecogedora versión a piano de «Sombra de mi sombra«, su canción más famosa, con la que emocionó a los allí presentes y dio una lección de copla y unos minutos que no serán fáciles de olvidar para los amantes del género allí presentes.

Finalizado el homenaje llegó turno de los artistas locales: Lola Vega cantó «Mi amigo» y tocó el saxofón en el puente musical que tiene la canción de Rocío Jurado. Álvaro Montes por su parte se dio un baño de masas, agradeciendo al público de Trebujena este año tan especial para él con tres canciones: «Amor Maldito», «Capote de Grana y Oro» y «En el último minuto».

Tras todas las actuaciones, llegó el gran momento de la noche, el de conocer los ganadores. Marisa Martín recibió con sorpresa su tercer premio e incluso pidió poder agradecer al público su premio. Eva María Hierro también agradeció al público de Trebujena su segundo premio mientras que Raúl Palomo, tras saberse ganador del primer premio, dio un discurso de agradecimiento en el que daba las gracias a una persona que siempre había estado junto a él y que era quién lo animaba a seguir presentándose a concursos: su novio. Gesto de valentía y a la vez de naturalidad del ganador del certamen, que no le importó nada donde estaba y que fue muy emotivo a la hora de dar las gracias a su pareja, dando un paso hacia adelante digno de aplaudir y que debería ser lo normal en un género tan admirado por el público homosexual como es la copla.

Con «Las Campanas de Linares» cantadas de nuevo por Raúl finalizaba la décima edición de este certamen. Os dejamos con algunas imágenes de las actuaciones y de los artistas: