Algo habitual en las galas de casting de Se Llama Copla es que algunos entren y otros no de manera no del todo meritoria. Este año, al haber hasta tres galas de casting que hacían las veces de criba para elegir los concursantes, pudimos ver como algunas voces buenas se quedaban fuera mientras otras más discretas seguían adelante. Como ya hemos dicho otras veces el motivo es muy simple: para que algunos entren, hacen falta que otros salgan. Se Llama Copla es así: en la primera decena de concursantes lo más seguro es que esté el ganador de esa edición y algunos de los finalistas, pero también están algunos que serán expulsados  pues, si, el jurado te da el pase por encima de otros, pero estar en el primer grupo de concursantes no quieres decir que seas de los mejores. Además, siempre hay que guardarse a algunos retantes para que, en determinadas galas, entren y hagan subir el nivel (casos Miriam Dominguez, Paco Quintana, Juanma Jerez o Ana María Morales en sus ediciones).

Soltamos esta parrafada, porque esto siempre pasa en las primeras galas: para que entren los retantes, tienen que salir algunos que casi desde la primera gala son candidatos a irse. Esa fue la mala suerte de María González, aunque el jurado le diese el pase como concursante en la gala de casting su trayectoria en las tres galas siguientes no le deparaba una estancia larga en el programa como así ha sido. Eso fue lo que pasó al final, pero antes vayamos con los resultados de la gala:

Lola Vega volvió a ser favorita del público. Los tres candidatos por el jurado fueron Amara Tempa, Ismael Rodríguez y María González. De ellos solo Ismael se salvó por los votos del público mientras que sus dos compañeras si cruzaron la pasarela quedando como candidatos al reto Amara Tempa, María González y María José Romero, esta última al ser la menos votada de la noche. De ellas, la primera en salvarse fue Amara al ser elegida por Lola Vega para seguir en el concurso. Como la cosa iba de salvar, el retante de la noche, Jesús Aguilera, salvó a María José, retándose con María para cantar «Me Embrujaste«.

No se sabe muy bien por qué, pero la seguridad que María aparentó durante su entrevista en la gala (dijo que se veía capaz de defender el reto y que no le gustaba ser salvada por debil) se vino abajo rápidamente pues se equivocó al empezar el reto e incluso hizo el amago de no continuar, viéndose apoyada por Jesús. Así María remontó e hizo un buen reto, cantando bien la canción e incluso sacando una mejor voz, pero de poco le sirvió: Jesús Aguilera venía con el reto aprendido y preparado, haciendo una buena entrada en el programa y logrando por fin su banquito como concursante. Se convertía así en el segundo retante de esta edición que logra un banquito. Finaliza así el recorrido de María González como concursante que, como ya hemos dicho, desde un principio el jurado marcó como las que podría ser expulsada y así ha sido.

Sobre el nuevo concursante os dejamos dos curiosidades: es primo de la ex concursante May Vargas (su verdadero apellido es Aguilera) y es el segundo ganador de la cantera coplera que consigue convertirse en concursante tras Ismael Rodríguez.