Algo extraño pasa en esta edición de Se Llama Copla. No sabríamos decir si es bueno o malo, pero en esta edición falta una pieza que lo encaje todo (y no hablamos de Eva González): el nivel es medio/alto, la calidad de retantes es buena, las elecciones de los temas no están del todo mal y el panel de concursantes nos deja un grupo variado de copleros que se complementan unos a otros. ¿Qué está pasando? Pues que el exceso de corrección y de previsibilidad puede no estar beneficiando al programa. Es como si aquello que dijo Eugenia en su vídeo tercera gala se hubiese extendido a todo el concurso: el estar en un saludable punto medio no te hace destacar ni para bien ni para mal, solo te deja en un buen sitio, pero no levanta pasiones.

Puede que sea esa y no otra la razón por la que, tras la de anoche, de 5 galas llevemos cuatro expulsiones. Para llegar a la parte de resultados de la gala, primero hay que volver a la actuación de Naomi Santos: la algecireña paró la actuación casi al final y eso, como ya ha pasado más veces, la acabó convirtiendo en favorita de la noche. Al ser la menos votada de la noche por el jurado, la zona de peligro cambió y tuvo a cuatro concursantes: Ismael Rodríguez, Jesús Aguilera, Eugenia Sánchez y María José Romero. De ellos, los dos chicos se libraron del reto y las dos chicas cruzaron la pasarela (¿A alguien le suena esta situación?). A ellas se unió, como viene siendo habitual, Isabel Rico como tercera candidata al reto. Como curiosidad, Sandra Acal, debutante de la noche, ni fue candidata al reto por el jurado ni tampoco por el público.

Dos candidatas veteranas al reto y una debutante, de ellas tres, la primera en salvarse fue Eugenia Sánchez que contó con el favor de Naomi Santos, debiendo de elegir la retante, Mary Vico, entre María José e Isabel, salvando a esta última directamente y enfrentándose a la concursante de Córdoba. Otro apunte de la gala es como una vez más la retante salva a un concursante en vez de decir con quién prefieren retarse.

«Separaos» fue la copla con la que las dos cantantes se jugaron la plaza que estaba en juego y en la que ninguna de las dos hizo grandes esfuerzos por ganar: María José hizo un reto en su línea, muy coplera y expresando mucho la letra con su cara, mientras que Mary apeló a su voz personal para entrar, recreándose sobre sí misma y buscando una oportunidad que finalmente tuvo, pues el jurado se dividió a la hora de votar y fue Josemi el que desempató y equilibró la balanza en favor de Mary Vico, convirtiéndose así en nueva concursante de Se Llama Copla. María José Romero decía adiós al programas tras cinco galas como candidata al reto (nunca ha logrado salvarse del mismo) y anunciar que está embarazada, por lo que en unos meses podríamos verla de nuevo en plató y acompañada…