Lola Vega. ¿Alguien quiere aprender a respirar cantando? Pues que coja «Moscatel» y aprenda a cantarla sin asfixiarse. El año pasado a María Antonia le costó bastante trabajo sacarla adelante porque fue casi toda la canción corriendo detrás de la banda. Lola Vega ha tenido más suerte con su actuación, pareciendo que era ella quién dominaba la situación en el escenario, y acoplándose bien con la banda que si la esperaba allí donde ella paraba para respirar o hacer una pausa. En general, actuación de manual, muy bien facturada y que es muy instructiva pues se aprende a como desenvolverse con una rumba que, aunque no lo parezca, es muy complicada para un directo. 9.

Jesús Aguilera. Pregunta: ¿Era necesario que Jesús llevase tantísimo maquillaje? La verdad que el sanroqueño parecía que anoche iba sobrado de potingues en la cara, perdiendo casi todos los matices de expresión. Polvos aparte, «Vengo buscando pelea» tampoco le hacía ningún favor al concursante: la letra de la copla no aportada nada, es trasnochada y lo peor que puedes hacer es tomártela en serio, tal como hizo Jesús en la actuación, sonando enérgico y muy metido en el papel. En cuanto a la voz, se podría decir que es el que mejor materia prima tiene de los tres chicos, voz muy coplera, de cantaor bueno, pero todavía debe aprender a usarla. 6.

María José Romero. «María Magdalena» es una farruca de los años 30, una preciosa pieza en la que hay tener salero y gracia, en la que toca pasearse por el escenario como si fuese un patio de vecinos y contar la historia casi de corrida, matizando la letra y sin recrearse en la voz, justo lo que hizo María José: buscar quejíos y garganteos, adornar el tema donde no había que hacerlo y permanecer muy estática en una canción que agradece un mejor paseo en el escenario. Lo mejor, eso sí, ha sido como ha expresado con los gestos y la mirada en los estribillos, aunque la parte final se ha resentido ya que María José iba por un lado y la orquesta por otro. 7.

Sandra Acal. La voz flamenca de esta edición se estrenó con una canción que le venía muy bien «Tus cinco toritos negros«. En lo personal, vimos a una Sandra que alargaba palabras y frases, sin llegar a cortarlas y aflamencando más de la cuenta, cuando su voz se luciría mejor si no se recrease y cantase más por lo alto (cuando se recoge se le oye muy lenta). A falta de ver más de ese caracter, lo mejor de su debut fue lo bien que se entendió con Agustín en el baile y como se movió por el escenario, ahí se mostró bastante profesional. 7.

Ismael Rodríguez. Tal como pasó con su paisano Miguel Ángel Palma en la segunda edición, «Amor maldito» vino al rescate de un Ismael que tenía que demostrar, sí o sí, que debía estar en el programa (votos del público aparte). Siguiendo con el paralelismo, si escucháis a Ismael en esta actuación sin mirar la pantalla (de TV o PC) es fácil pensar que se trata de Miguel Ángel Palma cantando. Al parecido vocal de ambos se une la falta de técnica, que en el caso de Ismael se ve que está trabajando o que busca mejorar y aprender. Como diría Pive, actuación aseada, trabajada y en la que el granaíno ha querido interpretar, lo que ha hecho por primera vez y, por cierto, puede que sea lo que mejor hace en las canciones. En general, un paso adelante en el que la canción y la orquesta han sido clave para que se le vea mejor. 7.

Eugenia Sánchez. Falta de carácter y frialdad, esas son las dos sensaciones que trasmitía Eugenia al cantar «Faro y lucero«. Dotada de muy buena voz y de una expresividad que se va creciendo semana tras semana, a la concursante le ha faltado  interpretar el tema, conmoverse con la letra y tener más decisión a la hora de hacer los finales y de meterse en la canción. Los que conozcan un poco la trayectoria previa de Eugenia sabrán que este tipo de coplas no son las que se suelen ver cantar, pero se le agradecería que ella misma aprovechase la oportunidad que le dan con estas grandes canciones. 7.

Naomi Santos. A veces el cuerpo y la garganta no pueden más y hay que parar. Naomi estaba tocada, se le notaba al cantar «Con mis propios ojos» (canción que conoce y que se notaba que controlaba) y al terminar el estribillo de la segunda parte, Naomi paró al no poder más. Realmente se vio forzada, la voz estaba enroquecida en las subidas y se le notaba el gesto preocupado. No sabemos si este año se repetirán actuaciones, pero sería bueno ver a Naomi defender estos tientos en todo su esplendor. 6.

Sergio Díaz. Hay detalles que aportan uno mismo que suma y que hace única una versión. Los «Qué guapa eres» de Sergio parecían más dichos que cantados (a la bailarina) en los estribillos dando una informalidad a la actuación bastante resultona y que hacían más veraz el conjunto. Bien ejecutada y cantada, Sergio se crece, interpreta y aporta sensibilidad a las canciones. Sabedor de que el físico le ayuda mucho, él lo explota y sabe compensar lo galante con lo coplero. 8.

Isabel Rico. Tema muy complicado por todos los cambios que incluye «Antonio Romance» es un pasodoble que le ha costado mucho trabajo a quienes la han cantado en el programa. Isabel Rico, al menos, ha controlado la canción, ha mandado en el escenario y dominaba a los músicos, todo ellos factores que ayudan al concursante a hacerse con una canción que va explotando las opciones como cantante de cada intérprete y que Isabel ha aprovechada muy bien, combinando una gran interpretación y paseo con un cante al que, una semana más, no se le puede decir nada. 9.

Mari Carmen González. Respondiendo a la pregunta de si Mari Carmen es la gran esperanza de la edición, podemos decir que sí. Lola Vega e Isabel Rico son dos grandes copleras con buena parte del camino recorrido (en cuanto a técnica y personalidad) mientras que Naomi tiene una voz menos potente que la de Mari Carmen. Como respuesta a esa pregunta también nos vale esta actuación con «Quién tiene la culpa«: interpretación muy buena e interiorizada, movimiento en el escenario a compás respecto a lo que se cantaba y expresión corporal muy conseguida. En tema vocal se le ha visto rozada en los altos (los estribillos de este tema se cantan enteros así) sonando flamenca pero con intención y mucho más decidida que otras veces. En conjunto, su mejor actuación hasta la fecha y una muestra de que puede ser de las protagonistas de la edición. 8.