We Love Flamenco ha iniciado esta mañana la temporada 2014 de moda flamenca con su primer concurso de jóvenes diseñadores. Un primer desfile y una primera toma de contacto para 11 creadores de moda flamenca que no han decepcionado y han mantenido el nivel respecto a la semifinal. Finalmente, y como solo podía ganar uno, Eloy Enamorado se ha alzado con la victoria.

Favorito en todas las quinielas de los que ya habíamos visto los adelantos de las colecciones, Eloy ganó con una colección barroca, rica en aplicaciones doradas bordadas a mano o querubines pintados, pero con mucho volumen, volantes y unos acabados impecables. Su colección estaba destinada a llevarse los aplausos y asi fue: no decepcionó y ganó gracias a la conjunción de espectáculo, moda, moda flamenca y creatividad. Desde aquí le felicitamos y le deseamos mucha suerte en este camino de la moda flamenca.

Eso sí, no todas las miradas han sido para el ganador. Del resto de diseñadores destacamos la sencilla elegancia de Álvaro del Rey, la línea comercial muy buen realizada de María Jesús González o Isabel Aliaño, la propuesta rociera de Rocío García, la espectacularidad de Jennifer Santana o la mejora (respecto a lo que habíamos visto) de Francisco Valverde o Maite García Cruz. Aquí os dejamos algunas de las claves de este primer concurso de nóveles:

María Jesús González. “Majas de Sevilla”: volantes y cuerpos muy trabajados llenos de detalles y un toque personal bastante interesante. Faldas con toda clase de volantes y acabados combinados con cuerpos en los que el plumetti, las gasas o los encajes aportan feminidad a la silueta de la flamenca.

Jenifer Santana. “Va por tí”: Inspiración taurina llevada a una colección rica en volumenes, con mucho color liso, tejidos con brillo y búsqueda de geometría en los cortes. Aunque la mayor parte de las piezas son muy ponibles, la colección sería fácil de imaginar en un espectáculo musical.

Maite García Cruz. Mantiene la estética noir e incluos tenebrista que vimos en el adelanto pero la mejora considerablemente con una mezcla de rojo y negro que puede resultar estrambótica para algunos pero que también tiene momentos muy conseguidos como el del traje que vemos en la imagen.

Ángel Corrales. De los trajes que vimos en la semifinal, probablemente fuese el de Ángel Corrales el que mejor condensase lo que íbamos a ver hoy. Cuatro colores, blanco, azul, plata y negro, volantes colocados de forma asimétrica, mucho volumen, escotes delantero y trasero muy llamativos y un empaque en general sofisticado, llevando a flamenca tejidos propios de moda de fiesta.

Marta Rodríguez Guiote. Multitud de tonos rosas, tierra y blancos para una colección en la que la protagonista es la mitad superior del cuerpo de la modelo o la flamenca. Aunque el conjunto en sí no remita a ello, la propuesta parece más pensada para una romería o fiesta local que para una feria.

Eloy Enamorado. “Con el tiempo”: la fórmula ganadora de Eloy se basa en la inspiración artística de Dolce&Gabbana (ha sabido captar la esencia de las cuatro últimas colecciones de la firma), unos volantes que no escatiman en metros de telas y unos detalles cuidadosamente seleccionados que han cumplido y han estado a la altura de las expectativas.

Carmen García Vázquez. “Raíces de mi tierra”: Curiosa mezcla la que presenta esta colección. Empieza como una muestra de flamenca de estampa antigua en colores lisos y tejidos con caídas para pasar luego a una flamenca más de fiesta y moderna. Dos ideas que caben en seis trajes y que definen una colección que podría representar el antes y el ahora en flamenca.

Isabel Aliaño. “¡Ay mi Dolores!”. Cuerpos entallados, faldas de volantitos desde la rodilla, flecos y aplicaciones de lentejuelas. Isabel Aliaño apuesta por lo comercial tras hacer una colección más creativa el año pasado. El resultado es muy agradecido de ver y denota cierta madurez a la hora de enfrentarse a una nueva colección, tratando de equilibrar aquello que puede llamar la atención en pasarela con lo que después se pueda vender.

Álvaro del Rey. “Por primavera”: si este concurso hubiese tenido un segundo premio, sin duda habría sido para Álvaro. Menos es más y en moda flamenca no hay por qué perderse buscando la diferenciación. Cuerpos y volantes trabajados y poco rebuscados, elegancia, punto muy flamenco y elección de telas muy acertada.

Francisco Valverde. “María”: con telas de arpillera y la carrucha (en tamaño extragrande) como máxima protagonista, Francisco presenta una colección que empieza como una reinvención del vestuario de una artista de flamenco o copla para convertirse en una propuesta innovadora, arriesgada pero genuinamente feriante. Un aire a “Cantares” pero con cosas nuevas.

Rocío García Barroso: única colección que se orienta hacia el mundo del caballo y la romería, Rocío García utiliza el rojo cardenal junto al blanco y los tonos maquillaje para dibujar piezas muy sensuales y femeninas en las que las faldas y pantalones adquieren mucho volumen con el corte a la cintura. Destacamos también los detalles de flores, que aparecen en casi todos los diseños.