La que suele ser la considerada como “jornada grande” en una pasarela de moda flamenca se saldó en We Love Flamenco con un salto exponencial en cuanto a calidad, creatividad y estilo en las propuestas de colecciones. A falta de ver que hacen el resto de grandes firmas en SIMOF (y a la espera de la propuesta de Rosalía Zahíno en el día de hoy) podemos decir que las diseñadoras consagradas o con más años en el sector se han volcado con el 2014 y están consiguiendo colecciones de notable o sobresaliente como mínimo. Esa fue la sensación general de un sábado que empezó temprano con Ángeles Verano y terminó con José Luis Zambonino, dos diseñadores que son verdaderos protagonistas de la pasarela de Go! eventos. De todo lo visto, esto es lo más destacado:

  • Las “grandes” se renuevan: Ángeles Verano, Pitusa Gasul, El Ajolí y Pepa Garrido revolucionaron sus patrones y crearon colecciones completamente nuevas. Nada de hacer “más de lo mismo”: ayer vimos diseño, ideas renovadas y una costura impecable.
  • Con esto hay una cosa que no da lugar a dudas: 2014 es un año para comprarse un traje de flamenca y no fallar en la elección.
  • Otra moda andaluza es posible: mención especial para los trajes para feria (pero no de flamenca) que presentaron las tres diseñadoras antes mencionadas. A ellas se suman María José Collantes y Jose Luís Zambonino que volvieron a traernos a esas flamencas que pisan la Feria de noche como si de una alfombra roja se tratase.
  • La manga húngara en tejido ligero (con mayor o menor volumen) es uno de los detalles que define la flamenca de este año.
  • Si tuviésemos que elegir una palabra para definir la jornada esa sería “sensualidad“. Todas las colecciones jugaban con las curvas femeninas y realzaban la figura de una manera más acertada.
  • El dos piezas ha vuelto definitivamente en forma de blusón y falda de talle alto.
  • Se mantiene el colorido y la presencia de estampados: El Ajolí hizo mezclas imposibles pero de buen resultado mientras que Zambonino jugó con los saturados.
  • Parece que con el mantoncillo este año hay dos opciones: o rescatas uno antiguo u optas por uno nuevo con flecos extralargos.
  • Hace unos años el mikado saltó de la moda de fiesta a flamenca, este año son el punto de seda y el terciopelo los que llegan a los volantes.
  • El azul klein, el amarillo, el rojo cardenal, el turquesa o el coral vienen pisando fuerte, aunque el rojo, de momento, se erige como protagonista. A la hora de combinar colores, el negro que no falte.

Ángeles Verano. La veterana diseñadora dividió la presentación de su colección en dos partes. En la primera entregó a Laura Sánchez el premio Flamenca con Arte, una distinción que cumple 10 años y que vino a reconocer el esfuerzo que Laura ha dedicado al traje de flamenca y, dicho sea de paso, el ser una de las modelos que mejor ha desfilado los volantes desde que existen las pasarelas de flamenca. Después pudimos ver “Amor al arte”, una colección que puede ser la mejor que ha elaborado Ángeles en los últimos años, con una renovación de patrones muy visible, un mayor vuelo en los volantes y una serie de looks y trajes con bastante rollo. Lo mejor de la colección vino en el uso del negro y del blanco, así como en la combinaciones de estampados y lunares, creando un conjunto compacto y agradecido de ver en pasarela. Posible tendencia muy vista en esta colección: usar un chal (o blusón) de mangas húngaras como sustituto de la torerita si llevas traje sin mangas.

Pepe Jimenez, “El Ajolí”. Lo imposible en El Ajolí parece que no existe. ¿Quién se atrevería a combinar estampados que en un almacén nadie se llevaría (aunque los regalasen) y llevarlos hasta un traje de flamenca? Pues Pepe Jimenez lo hace y logra hasta que “Todas mis flamencas” se enamoren de los trajes. Flores estampadas, combinaciones de más de tres colores, lunares, dos piezas de estilo clásico, blusones con faldas entalladas o flecos de seda. Lo que en otras manos podría ser una horterada en el Ajolí consigue convertirse en una colección de sobresaliente. Que aprendan algunos.

Pitusa Gasul-Trinitrán. Costura impecable, sencillez sobria pero con detalles personales y unas ideas de moda de feria (sin ser flamenca) que piden a gritos una colección propia. Pitusa Gasul ofrece algo distinto para las que quieran ser clásicas y a la vez lo combina con unas propuestas que utilizan los lunares o las telas de mantón de manila para crear estilismos que siguen la tendencia andaluza que invade la moda convencional. La veterana diseñadora ha hecho muchas de sus compañeras: renovarse a sí misma y demostrar que, a la madurez, también se le sacan buenas y grandes ideas. Y si este año el presupuesto no da para encajes de bolillo, nada mejor que cintas o telas combinadas para rematar los volantes. Respecto a Trinitrán, parece que este año los broches le ganan protagonismo a los pendientes, de la misma forma que el mantoncillo se acorta pero se enriquece en detalles.

Pepa Garrido. “Una feria en la memoria” fue el nombre escogido para la nueva colección de la firma sevillana en la que pudimos presenciar una evolución del traje de flamenca, empezando por modelos más añejos para llegar a unos diseños más modernos y renovados. Con más vuelo de volantes (y metros de tela), Pepa Garrido encandiló con una propuesta que se mantenía fiel a su estilo pero que tuvo una estupenda gestión del color y de los detalles. No faltaron el verde o el negro en muchos diseños como tampoco lo hicieron las enaguas en color blanco rematando algunas faldas de volantes.

María José Collantes. Fiel a su estilo de potenciar la figura femenina y de jugar con los escotes de espaldas y las aperturas de falda que dejan una pierna al aire, María José debutó en We Love Flamenco con “Joyas andaluzas”, una muestra con mucha presencia de brillos, diseños con aplicaciones ya reconocibles en la diseñadora y una serie de trajes de dos piezas que fueron lo más novedoso del desfile en cuanto a cosas nuevas. Una colección que define la personalidad de la diseñadora y en la que esta vez pudimos ver una mayor mezcla de colores y tejidos, quedando los lisos para los cuerpos y usando estampados de rayas o de flores que daban un aire nuevo a los trajes.

José Luís Zambonino. ¿Qué presentaría Zambonino tras su debut? Pues una colección más trabajada, con mejores acabados y un empaque más personal. La primera parte (dedicada a la flamenca de romería) parecía una versión mejorada de lo mismo que sacó el año pasado, con las faldas más abiertas o la mezcla de colores más llamativas. Lo mejor vino después: sorprendió ver trajes de Zambonino de corte clásico e incluso con mantoncillos o trajes de tres volantes y mangas con el volante cortado desde el hombro. A destacar también el estilismo completo de las modelos y los complementos.

 

Hoy domingo finalizará la segunda edición de We Love Flamenco. A la espera de ver las propuestas de hoy, parece que el sábado será la jornada “grande” de este año. ¿Con qué diseñador de este día os quedáis?