Como si de un domingo de resaca de esos que bajas a la feria para almorzar y despedir la fiesta, We Love Flamenco celebró su última jornada con el eco de la apoteosis vivida el sábado en el Hotel Alfonso XIII. De un día histórico en moda flamenca a una despedida que empezó desde muy temprano y en la que, sus motivos habrá, el cierre quedó algo light.

Debido a que hubo pocas colecciones iremos directamente al resumen por diseñador no sin antes destacar el trabajo de Rocío Peralta en el desfile infantil, con trajes para flamenca de edades más tempranas a aquellas que están en plena adolescencia. El comienzo de un final y un posible adelanto de lo que veremos en 10 días en adulta.

Rosalía Zahíno y Encarna Solá. Diez años sobre una pasarela no se cumplen todos los días, y por eso Rosalía repasó sus nueve colecciones previas a X de Victoria y le dio un soplo de aire fresco, renovando los estilismos y los diseños pero manteniendo la inspiración de cada colección. Una revisión que, por cierto, fue más visible en las primeras colecciones (donde todavía no estaba Encarna Solá con sus complementos) que en las vistas en los últimos tres años. Más que el desfile, el espectáculo montado era realmente el que debería haber cerrado We Love Flamenco: una informalidad y un júbilo propio de que un evento de estas características se acaba.

Javier Jiménez. El diseñador que cerraba oficiosamente las pasarelas profesionales venía de Ronda tras haber dejado constancia en su buen hacer con la costura de fiesta. Javier Jimenez presentó “El jardín de mis pecados” una propuesta llena de color, estampados y tejidos liberty. Una mezcla que se desarrollaba en cuerpo especialmente entallados y faldas con volantes de todo tipo, siendo la mitad inferior lo más destacado en muchas piezas. Para los que esperaban algo más rondeño o clásico Javier tuvo un pequeño guiño pero realmente que él, al menos en flamenca, va a su aire. Buen debut que deja con ganas de más.

 

Emergentes I. La plataforma con la que se finiquitaba definitivamente la segunda edición de We Love Flamenco tuvo tres pases, de los cuales aquí os hablaremos del primero. José Galván, Eva Zamorano y Martín Gallardo realizaron tres mini-colecciones que mezclaban la moda de fiesta con la flamenca, empleando una gama de colores más reducida y dando bastante protagonismo a los complementos. Una serie de ideas que, en los tres casos, merecerían haberse puesto en un mejor orden.

Con el final de We Love Flamenco decimos adiós a cuatro días de pasarela, donde hemos visto las nuevas colecciones de grandes firmas de moda flamencas y hemos podido hacernos una idea de lo que veremos en Feria. Antes de que llegue SIMOF preguntamos: ¿Con qué colección de We Love Flamenco?, ¿Qué destacarías de esta pasarela y qué tendencias han predominado?

Mientras respondeis y no os recordamos que esta semana empezaremos con las crónicas individuales de cada desfile…. ¡Atento que viene mucha moda flamenca por delante!