Cristina García SIMOF 2014 (1)Tu stupendo sei in amore
Sensuale sul mio cuore si,
Se poi strappo un tuo lamento
È importante questo mio momento perché
Io ti chiedo ancora
Il tuo corpo ancora
Le tue braccia ancora
Di abbracciarmi ancora
Di amarmi ancora
Di pigliarmi ancora
Farmi morire ancora
Perché ti amo ancora…

La belleza en italiano no se entiende sin pasión ni temperamento. Tampoco sin sus buenas dosis de alta costura, de sensualidad, de cortes entallados y señoras que juegan a ser malas. Ya lo decía Versace: “yo visto a putas“: la moda italiana tiene ese punto que a veces huye del frío o de la androginia prefiriendo exaltar ese ideal de belleza que Monica Bellucci representa como nadie. Además, ¿Cuantos capos de la mafia irán a los desfiles de la semana de la moda de Milán para luego regalarle esos vestidos a sus amantes?

Mafia, belleza, dinero y la arrogancia hecha cuerpo de mujer. Cristina García no quería a una panda de pijas que juegan a hacerse las clásicas con el canastero de turno, nada de eso. Quería carácter, soberbia, feminidad e irreverencia. Quería pisar la Feria y que tu novio (si, tu novio) gire la mirada ante esa chica que acaba de pasar. ¿Puede haber una colección más temperamental que “Il Bacio“? La respuesta es no. El beso juega a la opulencia y al exceso, al “mírame porque lo deseas“, a pisar el albero de la feria cual pasarela de semana de la moda, a transformar vestidos que parecen de fiesta en verdaderos trajes de flamenca, a usar el tul como metáfora de las curvas femeninas, a jugar con los cuerpos o escotes mientras Mina canta “Ancora Ancora Ancora” o a dejarse llevar por el diseño del traje a la par que recuerdas a Madonna y su imperativo “Strike a pose“. “Il Bacio” es de todo menos indiferencia. Un ejercicio de formas y volúmenes ultra femeninos, que incluye guiños a la moda actual con esos tejidos que recuerdan a los vestidos lenceros o los estampados con colores saturados. Incluso hay trajes que piden a gritos un editorial en Vogue Japón bajo la batuta de Anna Dello Russo. Todo ello en un conjunto de grandes volúmenes en el que detalles tan tópicos como el encaje, la carrucha o los flecos aparecen de forma tan sutil que te puedes llegar a preguntar si esto es moda flamenca pero, paradojas de la vida, en cualquiera de estas faldas hay más volantes y trabajo que en muchas de las colecciones llamadas “clásicas”.

En líneas generales: Cristina García debuta en SIMOF con una colección que tiene muy presente ese gusto por los volúmenes que tanto marcó el año pasado y que aquí se ve en trajes con mucho negro, colores lisos o estampados en tonos saturados. “Il Bacio” es una colección de contraste o extremos y como tal apenas tiene puntos medios.

Destacamos: que ha estado por encima de lo que se esperaba de ella y ha sabido unir moda convencional con flamenca.

¿Qué me recomiendas?: el vestido negro con cuerpo de flecos y volante de clavel, el blanco de lunares negros o el verde con enaguas en morado.

Cristina García SIMOF 2014 (7) Cristina García SIMOF 2014 (11) Cristina García SIMOF 2014 (23)