Gloria-Camila-tarta

Rocío Trastallino con Gloria Camila al final del desfile.
Foto. Revista Semana

Ocurrió el viernes pasado en el programa Sálvame Deluxe de TeleCinco. Gloria Camila, hija adoptiva de Rocío Jurado, cumplía 18 años y lo celebraba desfilando para Rocío Trastallino. La diseñadora sevillana realizaba su desfile anual en el Hotel Melía con una nutrida presencia de rostros populares, entre ellos varios ex concursantes de Se Llama Copla y la mencionada Gloria Camila.

Lo que podría haber sido un desfile más de flamenca con sus famosos de turno para atraer a la prensa rosa acabó dejando en evidencia que, a veces, no todo vale para salir en los medios. Vaya por delante que todo el mundo querría cámaras de televisión nacional en su evento, pero no olvidemos que cada uno tiene su línea editorial, y está claro que a Sálvame no le interesan trajes de flamencas, le interesan famosos. No es ni bueno ni malo, el programa de TeleCinco se debe a su audiencia, no tienen que sacar trajes de flamenca porque no es lo suyo, tienen que sacar a la famosa que los luce. ¿Están obligados a hablar de volantes? Desde luego que no. Si visteis el programa sabréis de qué hablamos: allí lo que interesaba era exclusivamente Gloria Camila, su 18 cumpleaños y su posible relación con el hijo de la diseñadora. El resto importaba más bien poco. Eso sí, el interés que podría despertar Rocío Trastallino por sí sola es que, supuestamente, es la suegra de la hija de Rocío Jurado. Da igual que ella diga que es diseñadora de trajes de flamenca, las cámaras de Sálvame van a lo que van y a lo que les interesa.

La pregunta es: ¿Merece la pena? Algunos dirán que es publicidad gratuita, que sales en un medio que es prensa nacional y horario de máxima audiencia pero, ¿Merece la pena que te saquen y que te expongas a que hagan comentarios jocosos sobre tu trabajo? Porque los hicieron: mientras se veían imágenes del final del desfile cayeron algunas palabras sobre lo que se veía en la pasarela. No fue gran cosa, solo lo suficiente como para demostrar que hay que calcular qué medios te interesan. Está claro que las cifras cantan y el índice de audiencia manda, pero estamos en un momento en el que los públicos de los medios están bastante fragmentados, la especialización y el posicionamiento de los mismos aumenta y hay que saber si tu público está entre la audiencia millonaria de programas como Sálvame. Repetimos de nuevo que el programa fue a lo que le interesaba, a buscar a la famosa y punto. No es ni mejor ni peor, nadie les ha llamado para hacer una crónica de desfile, ellos quieren crónica social porque es su contenido. Pero, eso sí, el trabajo de sacar adelante una colección queda en un segundo o tercer plano y, a lo mejor, no merece tanto la pena que se produzcan situaciones como la del viernes (habría que preguntar a otros diseñadores si creen que minutos de televisión como estos les vienen bien). De ahí el título de este artículo: lo que no debe pasar en un desfile de flamenca es que los trajes sean lo último que suscitan interés. O te sobra el dinero, o vendes mucho, o no tienes amor por tu trabajo, porque si después de tanto esfuerzo lo que sale es esto, poco beneficio se le verá.

Una vez más el triangulo moda flamenca-famosos-prensa del corazón se junta, otra cosa es que la unión satisfaga a las tres partes por igual porque, curiosamente, nadie debió quedar contento: Rocío Trastallino tuvo que aguantar que la tratasen como la suegra de Gloria Camila, el reportero de Sálvame no pudo hacer la conexión en directo con la hija de la Jurado y esta se vio en medio de una situación que la convertirá en objetivo de muchas cámaras ahora que tiene 18 años. Y la colección… ¿Alguien vio algo?