Juana Martín SIMOF 2014 (28)

Para muchos puede parecer una eternidad, pero solo ha habido dos años de diferencia entre los últimos desfile de Juana Martín en SIMOF. Poco tiempo realmente, pero una eternidad para los seguidores acérrimos de la moda flamenca que el año pasado (aún habiendo presentado colección en Sevilla en el Hotel Alfonso XIII) echaron en falta sus volantes en la pasarela decana. No es para menos: su concepto de la moda flamenca, la espectacularidad de sus desfiles y de sus trajes y la fuerte personalidad de Juana hacen de la cordobesa una imprescindible de la principal pasarela de moda flamenca. Y este año volvió a demostrar que lo suyo está a otro nivel.

Bajo el sencillo nombre de «Amaya«, en homenaje a la figura del baile flamenco, Juana realiza la que puede ser su colección más sencilla de flamenca y minimalista en cuanto a estilo y formas (no así en diseño). Cinco colores, turquesa, rosa pálido, rojo, blanco y negro, definieron su flamenca para este año. Ni estampados, ni aplicaciones de otro color: mikados, encajes y tul con seda fueron los tejidos empleados. Una propuesta sobria y una reinvención de los volantes, transformados en pétalos, que llevan lo artesanal en flamenca a un paso más adelante hacia la alta costura. Porque esta colección tiene una limpieza y unos cortes tan depurados que, por momentos, parece como si la propia Juana Martín hubiese llevado su saber hacer en las colecciones de Cibeles hasta los trajes de flamenca. Una lección y una maestría que vuelve a crear moda, con flores que se aparecen en casi todos los trajes, con mangas o escotes renovados o con una combinación en blanco y negro que nos deja auténticas joyas de la costura andaluza.

Quién esperase una colección gitana e inspirada en lo flamenco, que se vaya olvidando. «Amaya» juega con la pureza y la elegancia de los patrones entendidos por Juana Martín, de la misma manera que Carmen Amaya lo hizo con el baile. No hay lunares, ni recursos fáciles que busquen la aceptación, solo hay moda flamenca (muy flamenca, aunque algunos se resistan a verlo) que se crece gracias a sus dos pilares: diseño y costura. El resto ni aparece por aquí ni se le espera.

En líneas generales: Juana Martín reinventa su flamenca a partir de un concepto minimalista, que recuerda por momentos a su trabajo en Cíbeles (el protagonismo de blanco y negro, por ejemplo) y que firma una colección en la que los cortes y el patronajes se llevan todo el protagonismo.

Destacamos: además de que hiciese falta una colección como esta en SIMOF (Juana es una de las grandes y esta colección tenía que desfilar allí), tiene toda la pinta de que va a ser copiada hasta la saciedad.

¿Qué me recomiendas?: como seguidores que somos también de la Juana que va a Madrid, nos rendimos ante el traje negro y el blanco y negro. Eso sí, el rojo asímetrico tampoco se queda atrás en cuanto a calidad y elegancia.

Juana Martín SIMOF 2014 (13)
Juana Martín SIMOF 2014 (17)
Juana Martín SIMOF 2014 (25)