Lina SIMOF 2014 (39)Mucho se está debatiendo este año sobre la nueva colección de Lina. La veterana firma de moda flamenca ha sido siempre un aval en cuanto a gusto, estilo y respeto por el traje de volantes. Una filosofía como empresa de moda que la ha mantenido en su sitio durante más de 50 años y que ahora, en medio de la explosión de nuevos diseñadores y de creatividad que tenemos, parecía obligada a mantener la esencia de lo que es la Feria y su vestir. ¿A qué se debe este debate? Pues a que hay gente gente (prensa, consumidoras, seguidores, público en general) que se muestra excéptica a la hora de ver una Lina que se sale de lo esencial y nos pone por delante algo nuevo. Sin embargo: ¿No son los grandes nombres los que deben impulsar tendencias y cambios? Personalmente creo que sí.

«La gata rosa«, nombre tomado de un cuadro de Anglada Camarasa, se podría calificar como la primera colección de Rocío Montero como diseñadora. Realmente no lo es, pues lleva ya varios años al frente de la dirección creativa. Ese primera viene a reflejar que esta ha sido la colección en la que tal vez hayamos visto sus inquietudes y su visión de la moda flamenca de manera individual. Cuando una firma tiene un director creativo diferente del fundador de la misma, nadie espera que este se dedique a reproducir lo que ya hay. Y de la misma manera que Alexander Wang no se dedica a copiar al Balenciaga de mitad de siglo, Rocío no tiene por qué seguir con los trajes de tres volantes de capa.

¿Qué usted quiere sus trajes de Lina de siempre (con los colores y tejidos que son tendencia en 2014)? No se preocupe, ahí tiene la parte Esencial en la que encontrará trajes perfectos para ir a la Feria y que rescatan la flamenca clásica de verdad (ese es otro tema: la Lina de los 60 es lo clásico, un canastero de color bebé o envejecido NO lo es). Lo esencial este año vuelven a ser trajes para toda la vida que, en este 2014 apuestan por los estampados o colores lisos.

Pero ¿Y «La gata rosa»? Llegamos a donde no hay acuerdo: a algunos no les entra en la cabeza la propuesta. Yo prefiero pensar que la moda está viva y debe cambiar todos los años. SIMOF se inventó para esto, para proponer cosas distintas cada año, y creo que esta colección es un acierto. Las crestas de flores probablemente no se las pondrá nadie por el Real, pero como estilismo es bastante rompedor y da buenos resultados en pasarela (y en foto). El resto son trajes de cuerpos entallados y volúmenes generosos, llenos de color, estampados y tonos de acuarela que recuerdan al postimpresionismo, dibujando así una flamenca con un punto chic y diferente pero sin llegar a lo extravagante (no se puede hablar de ruptura porque los patrones no se alejan de otros más propios de la firma). Un buen hacer lleno de elegancia que busca captar la atención de quienes desconocen la flamenca pero aman la moda en general. Tanto es así que al final lo que vemos luciría muy bien en una galería de imágenes en la web de Vogue.

Con esta nueva colección se abre definitivamente una nueva etapa en Lina, una firma que se mantendrá fiel a lo que le ha hecho grande pero que al mismo tiempo nos traerá cosas nuevas e irá indagando en los conceptos de elegancia, buen gusto y moda flamenca. Aunque a veces haya quién espere otra cosa.

En líneas generales: Lina apuesta por los colores, los estampados pastel o acuarela, las combinaciones cromáticas llamativas, cuerpos entallados y faldas generosas. Todo ello para recrear una colección con aires postimpresionistas y que se ve bastante elegante en su conjunto.

Destacamos: la elección de telas como la clave para entender toda la colección.

¿Qué me recomiendas?: para las esenciales, el traje estampado en verde, blanco y coral anaranjado . Del resto de la colección nos quedamos con el dos piezas con kimono y con el traje coral con estampados en negro.

Lina SIMOF 2014 (10)

Lina SIMOF 2014 (30)

Lina SIMOF 2014 (33)