ninapastori

Cuando salga la luna nueva la de San Juan
se encienden los corazones con las candelas…

Aprovechando el día de San Juan no hemos podido evitar recordar uno de los clásicos contemporáneos de la música andaluza. Hasta la edición de “María”, su cuarto y homónimo disco, Niña Pastori nos había traído en cada uno de sus predecesores uno o dos temas que se quedaron en la memoria colectiva, pero esta vez fue más allá y nos dio un disco lleno de clásicos que son fáciles de recordar incluso cuando han pasado 12 años de su edición.

Amor de San Juan” era la canción que tenía que sustituir a “Cai”, ese himno que la consagró y mostró su madurez al gran público. El resultado fue bastante bueno hasta el punto de que la mayoría conocieron la canción por su estribillo más que por su nombre. Pero no solo este pegadizo tema era una de las joyas que escondía “María”, ¿O no es “De boca en boca” una de las canciones predilectas de los seguidores de la isleña? Esta, junto a “Quién te va a querer” son de esas canciones que se convirtieron en éxito sin necesidad de una gran promoción (“De boca en boca” logró el éxito antes de ser single). Estaban en el disco, había que encontrarlas y, sin haber redes sociales ni un internet muy avanzado, lograron hacerse un hueco entre los éxitos de esta cantaora por derecho propio, sin más marketing que el de estar en un disco que parecía de grandes éxitos. Algo por detrás pero igual de meritorio fueron “Aire de molino“, “Dulce canela“, “De mil colores” y ese “Tu dime“, canción que recrea en su letra el costumbrismo de las coplas llevados al flamenco, con rap de su madre y su marido Chaboli en los coros incluidos.

Curiosamente esta canción, que tiene precisamente un sabor a fin de fiesta o a final de disco, no era la que lo cerraba. Ese honor estaba reservado para la que probablemente sea la canción más versionada de todo el disco. Si decimos “Válgame Dios” a lo mejor no os sonará pero ¿Quién no ha cantado eso de “Quiero que me beses y a media voz decirte que te amo y hablame bajito que nadie se entere lo que nos contamos“? Sin coros, con arreglos étnicos muy propios de los primeros 2000 y sin ese aire de flamenquito que luego se apoderó de la canción, María y Chaboli pusieron letra y composición a otra de las joyas de la música andaluza y del Flamenco actual. Un cierre a la altura de un disco compuesto por 11 canciones que poco a poco se han convertido en clásicos por sí solos y que nos han dejado el que probablemente sea la obra maestra de Niña Pastori.