10453082_10154325020365375_8744298865486148471_o

Se ha convertido en la bebida estrella de casi todos los eventos habidos y por haber a lo largo y ancho de la geografía andaluza y española: en Semana Santa, en las Ferias, en el Rocío en particular y en todas las Romerías en general, en las BBCs, en las fiestas y recepciones que hay en eventos o tras los desfiles de moda… La fiebre del gintonic sigue ahí cuando está a punto de cumplir algo más de dos años y parece que no se rinde ni se presenta alternativa alguna. El combinado que antes era símbolo de lo pijo y lo rancio ahora es símbolo de… todo el mundo que quiera ir de sibarita y de buen bebedor.

La ginebra es el líquido elemento que acompaña al estilo de vida andaluz en todas sus fiestas, alternando protagonismo con la Cruzcampo o con el Rebujito, pero siempre llevándose el gato al agua cuando uno acumula más de dos horas de fiesta en el cuerpo. Y en medio de todo esto aparece Beefeater con edición sevillana de su ginebra en la que se incluyen las naranjas de la capital hispalense como ingrediente. A modo de homenaje a los cítricos de nuestros naranjos, suponemos que el equipo de marketing de la marca londinense no será ajeno al fenómeno que se ha gestado en los últimos tiempos en torno a la ginebra. Y como es de bien nacidos ser agradecidos, ahí van ellos y hacen una “Seville Edition” por todas las ventas que acumulan aquí abajo en los últimos tiempos.

10454231_10154311990700375_651356894369753715_o

La pregunta que nos hacemos es ¿Por qué ahora y no en primavera? Si esta edición sevillana se hubiese lanzado en Marzo con vistas a Semana Santa y Feria, con una campaña de publicidad exterior repartida por toda la ciudad (al estilo de lo que hace Cruzcampo o las manzanillas) y aprovechando la calor que ha hecho en ambas fiestas, probablemente hubiera triunfado mucho más (de lo que de por sí lo hará). De hecho, sin alterar su receta, la marca Tanqueray ya hizo una campaña de publicidad exterior específica para la Feria de Sevilla, convirtiendo paradas de autobuses en improvisadas casetas o carteles varios repartidos por la ciudad.

No nos cabe duda de que será un éxito ya que el gintonic se ha convertido en un vehículo del postureo y del aparentar en sociedad, pero si este homenaje se hubiese hecho hace tres meses habría sido un verdadero campanazo. De todas formas los caminos del marketing son inescrutables y lo mismo esto es un primer lanzamiento para testar su éxito con vistas a hacer la campaña en la Feria de 2015… ¿Veremos el año que viene a una flamenca con su gintonic en copa de balón en las paradas del bus? El tiempo lo dirá…