Lina SIMOF 2014 (38)Ahora que estamos empezando a pensar en las nuevas pasarelas de flamenca y que tenemos por delante un otoño cargado de desfiles en Sevilla, vamos a hablar de algo que trae de cabeza a organizadores y diseñadores pero que, en la práctica, es como ponerle barreras al campo: la gente haciendo fotos en los desfiles. Pueden repetirlo por activa y por pasiva, amenazar con requisar el aparato (cámara o móvil) desde el que se hace o lo que sea, pero lo cierto es que la gente se dedica a hacer fotos. Este problema no es actual: antes de que las redes sociales nos obligasen a retratar todo cuanto pasa ante nuestros ojos, ya había gente que hacía fotos.

Sin embargo, ahora que vamos a tener desfiles, aquí van 10 motivos para NO hacer fotos pensando en las pasarelas de moda flamenca, pero también en las de moda convencional. Aquí van:

1. Un desfile es un espectáculo. En las pasarelas de moda flamenca se paga por las entradas, cuando no es invitación del diseñador, organización o patrocinador. Ir a ver lo que se presenta, disfrutar y recrearse la vista es lo que un espectador debe hacer. Y usted como espectador debe disfrutar, esa es su función en un desfile. La prensa gráfica, los reporteros, blogs y demás espectadores que nos dedicamos a la comunicación también disfrutamos, pero a veces estamos más pendientes de nuestro propio trabajo (esto es, hacer fotos) que de contemplar al detalle lo que los diseñadores nos presentan.

2. Existe wappíssima. Es la Biblia de la moda flamenca. Casi todas las pasarelas de flamenca de los últimos año están ahí y, para qué negarlo, muchas van allí buscando su traje. También merece una mención deflamenco.com, si bien el rediseño de la web hizo desaparecer desfiles de SIMOF anteriores a 2009 (lástima).

blogueros flamenca we love flamenco

Cazadores cazados: aquí estamos Elena Rivera (MDMQSFlamenca), Cayetano Gómez (¡Ay Maricrú!), Claudia Alfaro (Entre Cirios y Volantes) y Aida Lineros (Lunarit0s) en un desfile del último We Love Flamenco

3. Existen los blogs. En moda flamenca somos 4 blogs al pie del cañón: ¡Ay Maricrú!, Entre Cirios y Volantes, Lunarit0s y Mamá de mayor quiero ser Flamenca. Aunque amemos la moda flamenca y nos encante ir a los desfiles, nuestra función allí es no perder detalle y tener los trajes fotografiados para nuestro archivo particular que luego se verá en los posts. Y si no renunciamos a la cámara (podríamos hacerlo) es porque parte de nuestro encanto reside en la mirada que cada uno aporta desde su objetivo a la moda flamenca.

4. Hay fotógrafos profesionales con sus propios blogs. Si con la galería de wappíssima, deflamenco y los 4 blogs usted considera que no tiene suficiente material para que la modista te copie el traje de Pilar Vera, le recordamos que hay fotógrafos acreditados que van por libre y suben luego las imágenes a sus páginas. Además, estos profesionales no suelen guiarse por la rapidez del fotoperiodismo o la crónica de moda y suelen retocar sus imágenes, consiguiendo muchas veces grandes fotografías.

5. Los diseñadores tienen redes sociales. ¿Todavía no se ha convencido? Seguro que usted sigue o tiene de amigo en facebook al diseñador cuyo desfile verá. Pues bien: estos creadores suben la colección casi completa a sus perfiles para que la gente los vea. Sobra decir que los diseñadores detestan la idea de que la gente prefiera hacer fotos a ver el desfile por la simple razón de que muchos piensan que, aquellas que van a echar fotos, van con la idea de copiarles. Usted podrá pensar que no es así, pero todos los años este tema sale en las reuniones de las distintas pasarelas por el mismo motivo.

6. Su iphone o samsung NO es una cámara reflex. Por más que los móviles traigan cada vez mejores cámaras y lentes, nunca podrán sustituir todo lo que el objetivo y el cuerpo de una reflex puede darte.

7. El automático no siempre funciona. Antes de un desfile hay que programar la cámara reflex de acuerdo a las luces y focos que tiene la pasarela. Y repetimos: hay que programar. Si llevas una compacta, una digital o tu móvil, lo normal es que la foto te salga movida (si no estás frente a la modelo), con ruido o incluso quemada, ya que en automático, al unirse ciertos colores en los trajes con los focos y la piel misma de la modelo, la cámara no sabe qué hacer. Además, hay que echar 10 para que salga una (o dos) buena.

8. ¿Seguro que quiere ver ese traje a través de su tablet? Aparece un vestido o estilismo que le gusta y… no puede evitarlo: saca la tablet para hacer una foto. Si bien con los móviles o cámaras digitales es más fácil controlar el pulso y movimiento, la tablet se coge a dos manos y hay que moverse. El resultado no será el esperado y ese traje que usted ha podido ver con sus ojos durante medio minuto ya se ha ido. Recuerde: disfrute con su vista allí, luego vaya a las páginas anteriormente citadas.

9. Puede molestar a quién está a su alrededor. Para hacer fotos, nos echamos hacia adelante, movimos/abrimos brazos y tenemos un cacharro levantado. Sin darnos cuenta estamos pendientes de algo más que de la modelo y podemos estar molestando a las personas que tenemos a ambos lados (nada las obliga a moverse) o a los que tenemos detrás. Además, por inercia, esa persona estará (en parte) atenta de quién está a lo suyo con el móvil.

10. Un desfile es un espectáculo. Es redundante pero hay que decirlo más: los diseñadores preparan su desfile como su fuesen un actor, cantante o artista que va a presentar su nuevo espectáculo u obra. La moda es un arte y una parte importante de la industria cultural y participar de ella como espectador presupone casi lo mismo que ir a una exposición o al cine. Un desfile te vende la experiencia del directo, de ver aquello que es autentico por ti mismo, apreciarlo y disfrutarlo. Cuando nos invitan o pagamos la entrada, tenemos ganas de que llegue el día, nos preparamos e incluso nos hace ilusión. ¿Y todo para estar pendiente de lo que sacamos en nuestro móvil?, ¿Acaso no es mejor ver como se mueven los volantes o como la modelo luce en pasarela?

Faly SIMOF 2014 (36)

Ahora que llegan los desfiles, recuerda: mejor deja el móvil o la cámara en el bolso (o bolsillo) y deja que tus ojos sean testigos de lo que sale en pasarela. Ojo, no queremos ser más papistas que el papa: una cosa es una foto a un traje en especial y otra querer sacar la colección entera (que hay gente que no es de prensa ni tiene blog y lo hace). Te lo vas a pasar mejor y puedes ver cosas que lo mismo no captas en una pantalla. ;-)